Al menos una de las cinco compañías que participaron en la licitación intentaría revertir la concesión argumentando que las demandas contra el Fisco debieron impedirle su participación en el proceso. El Comité Especial de Licitación (CEL), que es presidido por el subsecretario de Minería, es el encargado de «realizar la evaluación de los requisitos administrativos».

Foto: El subsecretario de Minería, Pablo Wagner, junto al representante de SQM en la ceremonia de adjudicación de la concesión realizada este lunes.
Fuente: La Segunda

«No tiene litigios pendientes con el Estado de Chile». Ese es el párrafo incluido en las bases de licitación de los Contratos Especiales de Operación de Litio (Ceol) que están mirando en la industria minera para eventualmente impugnar la adjudicación a SQM – firma ligada a Julio Ponce y la canadiense PCS-, de la opción a explotar el mineral tras ofertar US$40,8 millones.

Según comentaron fuentes conocedoras del proceso, al menos una de las cinco compañías «perdedoras»intentaría revertir la concesión otorgada a SQM debido a los litigios que tiene pendientes con el Estado, lo que según las bases de licitación sería uno de los impedimentos para haber postulado.

Actualmente, según constató «La Segunda» en la página de Poder Judicial, SQM tiene en tramitación una decena de demandas en contra del Fisco y la Dirección General de Aguas (DGA).

La mayoría de los procesos revisados corresponden a demandas de la compañía minera contra el Fisco relacionados a permisos de explotación minera y derechos de agua.

En específico, en las bases de la licitación se estableció que uno de los requisitos para ser oferente es presentar una declaración jurada notarial en la que garantice que no hay «ningún impedimento para ser oferente en Chile».

Según las bases es el Comité Especial de Licitación (CEL) -conformado por el subsecretario de Minería, el jefe de la división jurídica y jefe de asuntos internacionales de la misma cartera; además del vicepresidente ejecutivo de Cochilco y el director del Sernageomin- es el encargado de «realizar la evaluación de los requisitos administrativos».

Según consta en el acta de adjudicación de la concesión a SQM, el 14 de septiembre pasado el CEL «acordó que no hay requisitos administrativos rechazados o declarados fuera de bases, por lo que todas las empresas oferentes antes individualizadas pasan a la etapa de apertura de las ofertas económicas».

Las otras firmas que participaron del proceso fueron Posco Consortium (integrado por las empresas Posco, Mitsui, Daewoo International y Minera Li Energy) y la Sociedad Legal Minera NX UNO de Peine (de propiedad mayoritaria del Grupo Errázuriz).

Comité de Litio no verificó declaración de empresas

Fuentes al interior del Ministerio de Minería comentaron que la empresa no informó de ningún impedimento para participar en la licitación.

«Al CEL no le correspondía verificar si la declaración jurada de los oferentes es verdad», agregó la fuente aclarando que estos papeles se encuentran disponibles en el portal del Ministerio.

Abriría la puerta para nuevos procesos en tribunales

Abogados especialistas en litigios consultados por este nuevo «flanco» sobre la licitación del litio, opinaron que la existencia de demandas entabladas por SQM «abre una clara opción» para que los interesados puedan recurrir al Tribunales para intentar revertir la adjudicación.

Estos se sumarían a los recursos existentes. Uno de los más relevantes es el patrocinado por los senadores de la Concertación José Antonio Gómez (PR), Ximena Rincón (DC) e Isabel Allende (PS) que cuestiona el proceso completo de la asignación del Ceol que califican como «una concesión encubierta por 20 años».