El Gobierno peruano informó hoy que decidió no prorrogar el estado de emergencia (excepción) en tres provincias de la región norteña de Cajamarca, zona donde sus pobladores se han declarado en contra del proyecto minero Conga y cuyos enfrentamientos con la Policía causaron la muerte de cinco personas en julio. Otro triunfo en la larga lucha de las comunidades cajamarquinas contra la depredación megaminera, tras meses de movilización con paros regionales y el lamentable costo de cinco pobladores muertos a manos de la policía.

Fuente: La Inforamción

El Gobierno peruano informó hoy que decidió no prorrogar el estado de emergencia (excepción) en tres provincias de la región norteña de Cajamarca, zona donde sus pobladores se han declarado en contra del proyecto minero Conga y cuyos enfrentamientos con la Policía causaron la muerte de cinco personas en julio.

En un comunicado, la Presidencia del Consejo de Ministros indicó que pese a que se decidió no continuar con la medida en las provincias de Cajamarca, Bambamarca y Celendín, «las Fuerzas del Orden se mantendrán en alerta para atender cualquier alteración del orden público».

La medida culminará con casi dos meses del estado de emergencia, donde diversas garantías y derechos estaban restringidos, y buscará reducir las brechas sociales en la región y las pérdidas económicas que se han producido en los últimos meses a partir de las protestas sociales.

Los pobladores de Cajamarca se oponen a Conga porque temen supuestos daños irreversibles a las reservas de agua de la zona y en julio pasado sus protestas desencadenaron violentos choques con la Policía, en los que cinco civiles murieron.

Tras estos hechos, se declaró el estado de excepción, se convocó a dos sacerdotes para que propiciaran el diálogo entre la minera y el Gobierno central y regional, y tiempo después se suspendió el proyecto.

«El Gobierno ratifica y garantiza una vez más al pueblo de Cajamarca, el abastecimiento del agua para el consumo humano y para el uso productivo. Este es un objetivo irrenunciable, en concordancia con las demandas de la población cajamarquina», señala el comunicado.

Conga, que tiene prevista una inversión de 4.800 millones de dólares para extraer oro y cobre, había recibido la aprobación del Gobierno de Ollanta Humala tras aceptar sus condiciones, como conservar dos de las cuatro lagunas que se planeaban secar para el proyecto, establecer un fondo social y crear 10.000 puestos de trabajo.

El sacerdote Gastón Garatea, uno de los facilitadores del diálogo, señaló hoy al portal elcomercio.pe que esta medida del Ejecutivo ayudará a sus gestiones.

«Me parece muy bien que se haya levantado el estado de emergencia, me parece que eso nos va a facilitar la posibilidad de dialogar», afirmó Garatea.

Por su parte, el vicepresidente regional de Cajamarca, César Aliaga, uno de los opositores al proyecto, manifestó que pese a que levantar esta medida «era una condición importante» para reanudar el diálogo, no es suficiente.