El paro se desarrollará con manifestaciones pacíficas, vigilias y talleres educativos, explicó el dirigente del Frente de Defensa de Cajamarca. Para el Frente de Defensa de los Intereses de la Región de Cajamarca, no era necesario prorrogar el estado de emergencia en la región, por lo que acusó al Gobierno peruano de «autoritario».

Fuentes: TeleSur y diario El Tribuno
Según el Ejecutivo, la medida es para «proteger a la población de las amenazas a su seguridad».

Los opositores al proyecto minero Conga, en Cajamarca (noreste peruano), realizarán un paro de 48 horas los días 21 y 22 de agosto próximos, en rechazo a la prórroga del estado de emergencia en las tres provincias de la región que han sido centro de conflicto por el plan de explotación aurífera de la estadounidense Newmont.

«Es un desatino del Ejecutivo prorrogar el estado de emergencia en las provincias de Celendín, Hualgayoc y Cajamarca cuando una misión de la Iglesia católica busca facilitar el diálogo con el Gobierno», manifestó Idelso Hernández, dirigente del Frente de Defensa de los Intereses de la Región de Cajamarca.

El paro se desarrollará en las tres provincias que están en estado de emergencia, con manifestaciones pacíficas como el abanderamiento de las viviendas, vigilias y talleres educativos, explicó Hernández.

En el resto de las 10 provincias de Cajamarca, la medida se acatará con marchas pacíficas, agregó el dirigente.

«Donde está la emergencia, aún vemos que funcionan las festividades culturales y en ese marco estamos armando un plan para hacernos escuchar», enfatizó.

Asimismo, a pesar de las reiteradas protestas en Cajamarca, consideró que no era necesario prorrogar el estado de emergencia en la región y acusó al Gobierno peruano de «autoritario».

El pasado viernes, el Ejecutivo prorrogó el estado de emergencia y la militarización en las tres provincias de Cajamarca. Según la norma, la medida es para «proteger a la población de las amenazas a su seguridad, garantizar el derecho de los ciudadanos a la tranquilidad pública, al adecuado funcionamiento de los servicios básicos y al normal abastecimiento de alimentos y medicinas».

Gran parte de la población de Cajamarca rechaza el proyecto Conga por razones medioambientales. Entre las obras previstas está el drenaje de cuatro lagunas en cabecera de cuenca, dos para extraer oro y cobre y el resto para almacenar relaves (desechos tóxicos).

La empresa Yanacocha, que tiene como socio mayoritario a la norteamericana Newmont, planea invertir en Conga cuatro mil 800 millones de dólares, aunque desde el año pasado mantiene suspendidas sus actividades.

El jefe de Estado, Ollanta Humala, impuso en abril pasado nuevas condiciones a Yanacocha para que ejecute el proyecto minero, tras realizar un peritaje a su estudio de impacto medioambiental, como conservar dos de las cuatro lagunas, cuadruplicar sus reservas de agua, establecer un fondo social y crear 10 mil puestos de trabajo.

«Tenemos ya un plan y para el 21 y el 22 de agosto hay un paro de 48 horas a nivel regional», indicó el líder del Frente de Defensa de los Intereses de la Región de Cajamarca, Idelso Hernández.

El dirigente dio por concluida la mediación que estaban llevando a cabo el obispo Miguel Cabrejos y el sacerdote Gastón Garatea, luego de que el gobierno prorrogara el viernes, por 30 días, el estado de emergencia (sitio) que rige desde el 3 de julio en Cajamarca, Celendín y Hualgayoc, tres provincias del departamento Cajamarca.

«Aquí, prácticamente el gobierno se burló de los ciudadanos; para nosotros es un caso cerrado», dijo Hernández a la radio RPP.

Sin embargo, otro de los líderes de la protesta, Wilfredo Saavedra, advirtió que el paro anunciado por Hernández «no ha sido consensuado» sino que «es una iniciativa personal de él y no ha sido consultada al comando unitario de lucha».

No obstante, Saavedra coincidió con Hernández y con el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, en que «los sacerdotes ya no tienen por qué llegar» a la región porque «están jugando a favor de la minera Yanacocha», concesionaria del proyecto minero Conga, al que se oponen.

En las tres provincias cajamarquinas mencionadas se registraron al menos 15 muertos y un centenar de heridos en el contexto de dos prolongadas huelgas generales (una entre noviembre y diciembre de 2011, y la otra entre junio y julio pasados) en rechazo a Conga.

«El presidente del Consejo de Ministros (Juan Jiménez Mayor) ha hecho una exhortación al diálogo, a la que me sumo y confío que este diálogo se retome; dar una opinión política en este momento y polemizar no tiene sentido», dijo el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, por televisión.