El gobierno regional de Cajamarca rechazó hoy un acuerdo con el Ejecutivo peruano para someter el proyecto minero Conga a un peritaje internacional y, además de declararlo «inviable», anunció que reanudará sus protestas.

Fuente:EFE

28/12/2011. Un día después de que el Gobierno del presidente peruano, Ollanta Humala, anunciara un acuerdo con autoridades municipales y representantes sociales de Cajamarca para someter el proyecto aurífero a un peritaje, hoy fue publicada una ordenanza de ese gobierno regional en la que se declara «inviable» a Conga.

La ordenanza, aprobada el pasado 5 de diciembre y firmada por su presidente, Gregorio Santos, declara «de interés público regional la conservación, protección e intangibilidad de las cabeceras de cuenca en toda la jurisdicción de la región Cajamarca».

Señaló, en ese sentido, que el proyecto minero Conga es «inviable» por ubicarse en las cabeceras de cuenca de las lagunas El Perol, Azul y Mamacocha, así como «todas aquellas ubicadas en el ámbito de influencia» del proyecto.

La decisión se tomó, según la ordenanza, por las «inconsistencias técnico legales del Estudio de Impacto Ambiental» del proyecto que, añadió, contraviene normas constitucionales y tratados internacionales «a las cuales está adscrito el Perú».

A raíz de las críticas al Estudio de Impacto Ambiental, cuestionado incluso por el Ministerio peruano del Ambiente, el Gobierno central planteó este mes a las autoridades y representantes de Cajamarca la discusión de algunas medidas de solución que garanticen la disponibilidad de agua para el consumo humano, en forma paralela a la explotación minera.

No obstante, la disponibilidad del Ejecutivo a sentarse a conversar con las autoridades de Cajamarca llegó después de un paro indefinido que aisló esa región andina por dos semanas, durante el cual hubo un violento enfrentamiento con la Policía que dejó alrededor de 20 heridos.

La tensión en Cajamarca sólo se disipó tras la declaración de varias provincias de esa región en Estado de Emergencia, una medida que ya fue levantada, y la abrupta salida del gabinete de los ministros que fracasaron en las negociaciones con sus dirigentes.

Entre las medidas propuestas ayer por el Gobierno central en una mesa de diálogo, en la que no estuvo Santos, estaba el peritaje internacional, que será pagado por el Ejecutivo, para revisar el Estudio de Impacto Ambiental de Conga y asegurar que las poblaciones tengan acceso a agua de calidad y se reduzcan los probables daños sobre la biodiversidad.

La empresa Yanacocha, a cargo del proyecto minero, saludó los acuerdos y dijo, en un comunicado, estar «a la espera de la definición de algunos detalles relacionados con el peritaje, que servirá para enriquecer el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto Conga».

No obstante, el Frente de Defensa de Cajamarca anunció hoy que retomará sus protestas en contra del proyecto minero con movilizaciones que se realizarán el 2 y 3 de enero próximos.

«La movilización será por la dignidad de los cajamarquinos. No podemos aceptar que un ministro de Estado esté a espaldas del pueblo juntamente con la empresa minera llevando a cabo estas mesas de diálogo», declaró el vicepresidente del Frente de Defensa de Cajamarca, Gabriel González, en referencia a las coordinaciones hechas por el presidente del Consejo de Ministros, Oscar Valdés.

Añadió que las organizaciones civiles evalúan el inicio de una nueva huelga indefinida, similar a la que ya protagonizaron en noviembre pasado y que determinó la declaración del estado de emergencia (excepción) en cuatro provincias de esa región.

Las demandas medioambientales son en Perú la causa de la mayoría de conflictos sociales y, según el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina, este país tiene actualmente el mayor número de este tipo de conflictos (26) en la región, seguido por Chile (25) y Argentina (24).