Newmont Mining Corp dijo el jueves que su proyecto de oro de 4.800 millones de dólares en Perú incluye reservorios de agua para reemplazar los lagos que ambientalistas temen se afecten con las operaciones mineras en el lugar, donde recientes protestas llevaron al Gobierno a declarar estado de emergencia.

 

Fuente: Reuters

08/12/2011. La estadounidense Newmont, el segundo productor mundial de oro, destacó también los alcances del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Minas Conga, que fue aprobado en octubre del 2010 por el Ministerio de Energía y Minas de Perú.

La minera dijo que el EIA de Minas Conga fue revisado por 12 agencias antes de ser aprobado por el Gobierno.

El proceso de participación pública que llevó a la aprobación del plan involucró aproximadamente a 13.000 personas de las comunidades vecinas en la región de Cajamarca y otras localidades, dijo la empresa.

«El EIA de Conga siguió el proceso diseñado por el Gobierno de Perú en lo que fue uno de los proyectos mineros más rigurosamente estudiados en el país», dijo Richard O’Brien, presidente ejecutivo de Newmont, en un comunicado.

«Los análisis de impacto ambiental y social se basaron en estudios exhaustivos que abarcaron hasta 13 años y fueron realizados por firmas reconocidas internacionalmente», agregó.

O’Brien refirió además que el proceso de participación pública fue transparente y que estará abierto a cualquiera que quiera ofrecer aportes o exponer preocupaciones durante un periodo de tres años.

Newmont dijo que el plan para proteger el agua de Conga incluye cuatro reservorios con la capacidad de almacenar más de dos veces el agua de las lagunas afectadas.

El agua de los reservorios estará disponible todo el año para las necesidades de los agricultores, que actualmente enfrentan un suministro poco fiable en las épocas de sequía, según la empresa.

El plan de gestión ambiental de Conga incluye la protección de la calidad del agua durante la construcción y operación del proyecto, dijo la compañía.

El presidente peruano Ollanta Humala declaró estado de emergencia el fin de semana en algunas localidades de la región norteña de Cajamarca, donde se ubicará la mina, para disipar las fuertes protestas en contra del proyecto, que se mantenían pese a que la minera anunció su suspensión a pedido del Gobierno.

El decreto de estado de emergencia permite a las fuerzas militares ayudar a la policía a restablecer el orden público.

Analistas, políticos de oposición y de la clase empresarial del país habían pedido a Humala una posición más firme contra la protesta de Cajamarca, organizada por dirigentes de izquierda, para no frenar las inversiones y poner en marcha los anunciados planes de inclusión social del Gobierno.

Perú, el segundo mayor productor mundial de cobre, plata y zinc, y el sexto de oro, tiene a la minería como uno de los motores de su economía porque sus exportaciones representan el 60 por ciento de los envíos totales.