El nuevo gobierno de Ollanta Humala y todos sus funcionarios en los ministerios tendrán que enfrentar en Áncash 18 conflictos, que según la Defensoría del Pueblo están suspendidos por el cambio de gobierno.

Fuente: diario Correo

31/08/2011. «Las comunidades implicadas en los conflictos esperan cómo este nuevo gobierno los va a tomar, por el momento todos ellos están paralizados», indicó la jefa regional de la Defensoría del Pueblo, Roslin Villanueva Ramírez.

De los 217 en todo el país, Áncash tiene 18 conflictos, de los cuales 14 están activos y 4 son latentes. Los más sonados son aquellos que están relacionados con la actividad minera de Antamina Barrick Misquichilca en Bolognesi, Recuay, Huari, Casma, por la contaminación ambiental.