Según  dos nuevos cables diplomáticos revelados ayer por Wikileaks y The Guardian, fechados el 17 y 19 de agosto del 2005, el director ejecutivo de la minera Antamina instó a los representantes diplomáticos de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Suiza y Sudáfrica en el Perú a exigir, de manera conjunta, al gobierno peruano que rote a los profesores de las zonas de influencia mineras.

El funcionario pidió además que esa misma exigencia se haga a la Iglesia Católica para que cambie de ubicación a los obispos que apoyan a las comunidades que se oponen a las actividades mineras.

La cumbre de directores de las empresas mineras en el Perú con los diplomáticos se realizó el 11 de agosto del 2005. En la reunión estuvieron presentes los directores de Antamina (Felipe Cantuarias), Newmont-Minera Yanacocha (Carlos Santa Cruz), Minera Quellaveco, Barrick y BHP Billiton (mina Tintaya).

Igualmente, los representantes diplomáticos de Suiza, Australia y de Gran Bretaña, además de los anfitriones Canadá y Estados Unidos. El representante de la Embajada de Sudáfrica, invitado a la reunión, no pudo asistir.

Los diplomáticos pidieron a los ejecutivos mineros precisar las identidades de los profesores y obispos que incitan a la violencia, para evaluar la solicitud, precisa el cable; sin embargo, se muestran dispuestos a transmitir la solicitud.

Felipe Cantuarias, vicepresidente  Comercial y de Asuntos Corporativos de Antamina, subrayó que las empresas mineras, además de los grupos radicales de Patria Roja, el Sutep, obispos católicos y ONGs, estarían haciendo frente a narcotraficantes, vinculados a políticos locales.

Se anota que según los ejecutivos mineros, en la oposición al proyecto Majaz también estarían participando narcotraficantes de opio, pues dicha mina está sobre una de las rutas de transporte de esta droga del Perú a Ecuador.

Sin embargo, el embajador Struble anota que este es un caso que están investigando con la policía peruana porque no es la primera vez que los inversionistas mineros mencionan el narcotráfico para obtener el apoyo diplomático.

Además, dice Struble, los embajadores demandaron a las mineras mejorar el apoyo en la infraestructura que brindan  en las zonas donde operan y propagandizar más los beneficios que otorgan al país.

Demanda

ONG. Minera Quellaveco culpó a Oxfam América y Amigos de la Tierra de «fomentar las actitudes antimineras» . Struble recordó que las ONGs tienen derecho a opinar y que Oxfam medió en el conflicto en Tintaya.

Denuncia. Las comunidades afectadas por el proyecto Majaz denunciaron ante un Tribunal Superior de Londres las agresiones –secuestro y torturas–, cometidas por Monterrico Metals.