Pobladores de la comunidad Mina El Limón, en Malpaisillo, realizaron tranques en la entrada principal de la empresa Tritón Minera, donde el personal seguía en sus labores rutinarias. Jorge Fernando Martínez, apoderado general de la Empresa Tritón Minera en Malpaisillo, afirmó que la empresa no está en la obligación de resolver la carencia de fuentes de empleo en el país. Las mineras se postulan en todos los países donde actúan como grandes generaldoras de fuentes de trabajo, la realidad demuestra que absolutamente lo contrario.

 

Fuente: El Nuevo Diario

11/01/2011. Al menos 30 personas de la comunidad Mina El Limón, en el municipio de Malpaisillo, departamento de León, bloquearon por varias horas la entrada principal de la empresa Tritón Minera, y paralizaron el traslado de la broza y de otros materiales utilizados para la producción de oro, provocando pérdidas cuantiosas a dicha empresa.

El reclamo de los pobladores contó con el respaldo de la dirigencia del Sindicato de Trabajadores «Pedro Roque Blandón», y el objetivo era exigir a la gerencia de la empresa minera, la generación de nuevas fuentes de empleo, y la contratación de personas oriundas de dicha comunidad y de sus alrededores.

Jorge Fernando Martínez, apoderado general de la Empresa Tritón Minera en Malpaisillo, aseguró que el tranque instalado por la población en la entrada principal de la empresa, el recién pasado jueves, duró unas ocho horas, y concluyó una vez que los dirigentes del partido gobernante lograron mediar entre las partes.

«El conflicto provocó pérdidas en la producción de alrededor de US$150,000. Creemos que esos no son los métodos correctos de solicitar fuentes de empleo, porque afectaron el traslado de la broza de la mina Santa Pancha a Mina El Limón, aun reconociendo que la empresa no está en la obligación de resolver la carencia de fuentes de empleo en el país», afirmó Martínez.

La Tritón Minera cuenta con 450 trabajadores permanentes, y con unos 850 indirectos. El año anterior invirtió US$24 millones en proyectos de reparación de caminos, construcción de andenes, de un puente vehicular y de otro peatonal, así como en la construcción y en la instalación de pozos comunales, y en el mejoramiento de la estructura física de la empresa.

Según Martínez, la empresa está en la mejor voluntad de priorizar a las personas oriundas de dicha comunidad que demanden trabajo, sin embargo, aclaró que hay ciertos cargos que requieren de especialización.

El funcionario añadió que en años anteriores se han presentado problemas similares, pero lo importante es que han brindado una serie de alternativas a la población, «contamos con cuadrillas contratadas de más de 80 personas, que realizan labores sociales dentro de la comunidad», afirmó.

La empresa minera aprobó para el presente año, un convenio colectivo que asciende a US$8,400,000, además, los trabajadores reciben un bono mensual correspondiente a la canasta básica, de US$200, apoyo para reparación de viviendas que asciende a US$1,600 por trabajador, también se asigna una partida de US$8 millones para gestiones administrativas del sindicato, además de combustible.