Vecinos y organizaciones alertados por posible explotación mineraOrganismos ambientales y pobladores boaqueños sostuvieron una reunión para tratar el tema de la explotación minera y los daños que ésta ocasionaría al medio ambiente.

 

 

Fuente: diario La Prensa

15/02/2010. El concejo municipal de Camoapa se opone a darle pase a la concesión de exploración minera conferida por el Ministerio de Energía y Minas a la empresa Inecosa en seis mil 575 hectáreas en cuatro municipios en Boaco.

Organismos ambientales y de la sociedad civil cierran filas alrededor del impacto ambiental que esta actividad podría ocasionar a largo plazo, opuesto a los beneficios sociales que se puedan generar.

«Ingenuamente Comalapa ya aprobó y, aunque ahora se arrepienten, ya están pegados, sin embargo Camoapa no le ha dado pase a la concesión», expresaron los concejales Adonalid Hernández y Andrés Mendoza, en una reciente reunión efectuada en la Asociación de Municipios de Boaco, donde se abordó el tema ambiental.

«Hay promesas de promesas sobre esa explotación y en zonas muy vulnerables y no miran el trasfondo del asunto, el pegón está en que la ley pide el permiso de los concejos», sostuvo Mendoza.

En tanto en Boaco, la sociedad civil a través de la Comisión Ambiental Municipal ha estado presionando a la municipalidad para que la población sea consultada antes de emitir una resolución, ya que las autoridades municipales se habían entrevistado de manera unilateral con la compañía, expresó Alba Luz Robles, directora de una ONG local.

Aunque se hizo un intento por obtener la opinión de los pobladores de la comunidad El Caco, una de las más vulnerables por la pobreza y donde el proyecto de exploración minera abarca un área de mil manzanas (712 hectáreas), no fue posible porque la municipalidad que era la encargada de convocarlos, no cumplió con su compromiso.

Sin embargo, los representantes de Inecosa se reunieron con miembros de la comisión ambiental del municipio y especialistas del Centro Humboldt, donde salió a relucir el recelo que existe entre los defensores del medio ambiente, producto del impacto ambiental que genera la minería.

Angélica Alfaro, oficial de incidencia del centro Humboldt, expresó su preocupación porque no se logró la convocatoria de las personas implicadas en el asunto. «Sin la aprobación de la población, se puedan suscitar conflictos con la empresa», dijo.

«Considero que hay mucho desconocimiento sobre la temática de minería en cuanto a los impactos ambientales porque sólo se mencionaron los beneficios que va a generar la compañía, en la generación de empleo en la comunidad y las ganancias que va a adquirir si llegara operar una mina», señaló la funcionaria del centro Humboldt.

Además no se habló de los costos beneficios ambientales y sociales porque no lo explicaron, así como los perjuicios que pueda haber con una actividad minera en el municipio, reflexionó.

«Sabemos que hay necesidades, pero tenemos que valorar la calidad de vida de las personas y un proyecto minero no necesariamente viene aquí a enriquecer a la población, hemos tenido experiencias a nivel nacional con proyectos establecidos donde la población todavía sigue viviendo en extrema pobreza», reiteró Alfaro.

El geólogo Jorge Luis López explicó ampliamente los alcances del trabajo de investigación que la compañía va a realizar en una primera etapa, que comprende levantar un inventario de los recursos minerales existentes en el territorio de los municipios de Boaco, San Lorenzo, Camoapa y Comalapa, para una posterior explotación.