Durante la temporada de huracanes, en la zona donde se continúa instalando el proyecto minero Caballo Blanco de la canadiense Goldgroup Mining Inc., los riesgos son mayores, ya que debido a las intensas lluvias, esta zona es muy propensa a los deslaves del cerro de La Paila y el cerro de La Cruz, hacia la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde, afirmó Emilio Rodríguez, integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA).

Fuente: Veracruzano.info

26/09/2011. Asimismo, ya que la minería utiliza grandes cantidades de agua para separar la roca del oro que se pretende extraer en el proyecto de Caballo Blanco, ésta se va almacenando en las llamadas lagunas de lixiviación. Este líquido tóxico que contiene cianuro, metales pesados y arsénico, se filtra entre la tierra y regresa a los mantos freáticos y al consumo de los seres vivos debido a las fisuras que se han encontrado en las lagunas de lixiviación.

Deslaves y derramamamiento de tóxicos en afluentes precisa la organización LAVIDA

Entrevistado para Veracruzanos.info, el ambientalista consideró que otro riesgo importante que se presentaría con el paso de un huracán por la zona es que el líquido tóxico contenido en las lagunas de lixiviación se salga de control ante los vientos provocados por el paso de un huracán.

«Se tiene el dato de que el equivalente de un gramo de arroz de cianuro es suficiente para matar a una persona. Aquí estamos hablando de toneladas de cianuro».

Emilio Rodríguez explicó que alrededor del proyecto minero Caballo Blanco que pertenece a la empresa canadiense Goldgrup y que es impulsado a través de la minera Cardel S.A. de C.V., que se sitúa a casi 3 kilómetros de la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde, debido al agua estaría en riesgo un radio de 10 kilómetros a la redonda «y por el caso específico de las partículas suspendidas en el aire, porque se liberan los metales pesados, podríamos llegar a hablar de 60 kilómetros a la redonda».

Estas condiciones dependen del clima, agregó, ya que la humedad no permite que las partículas tóxicas viajen libremente, además del tipo de suelo. Sin embargo, los municipios que entran dentro de esta zona de riesgo son Vega de Alatorre, Alto Lucero y Actopan.