Ambientalistas rechazan el proyecto Los Cardones del Grupo Invecture, aunque la empresa sostiene que el agua que utilizará provendrá del mar. Asociaciones civiles ambientalistas exigen al presidente Felipe Calderón, al gobernador Marcos Alberto Covarrubias y a la alcaldesa Esthela Ponce que manifiesten pública, clara, expedita y tácitamente su rechazo al proyecto minero «Los Cardones», promovido por Grupo Invecture.


Fuente: Milenio
Lo anterior, pese a que Julio Belmont, director de Proyectos Especiales de Invecture Group, junto con el coordinador de Estudios Jurídicos del proyecto minero, Héctor Herrera, y el coordinador de Estudios Técnicos-Científicos del mismo, Jorge Escobar, en reunión pública con los ambientalistas aseguraron que la empresa aplica tecnología de punta en sus procesos, no va a utilizar una sola gota de agua del acuífero sino que se alimentará con agua del mar mediante una planta desaladora.

La exposición de los promoventes se dio en medio de manifestaciones de rechazo, al grado de que el delegado de la Semarnat en Baja California Sur, Marco González Vizcarra, llamó en varias ocasiones al orden, bajo la amenaza de suspender la consulta pública, donde el promovente expuso los aspectos técnico ambientales del proyecto, así como los posibles impactos y riesgos ambientales que genere el mismo.

Se presentaron 49 ponencias, la mayoría en contra del proyecto minero «Los Cardones», por su presunta alta contaminación ambiental.

Cabe recordar que el proyecto, antes denominado «Concordia» y «Paredones Amarillos», fue rechazado por la Semarnat en 2010, cuando la empresa no pudo acreditar la propiedad de la tierra.

En 2009 se inició la polémica por los planes para operar la mina en la Biósfera de la Sierra de La Laguna, donde habitantes se organizaron para expresar su preocupación ante los riesgos de contaminación del agua, daños a la agricultura orgánica en la zona y afectaciones al turismo en La Paz y Los Cabos.

En enero de 2011, miles de manifestantes se congregaron en una playa de Los Cabos para expresar su rechazo a la mina entonces llamada Concordia y formaron las letras SOS.