«Es parcial, atiende solo los intereses del Estado». CALAS señala 4 inconsistencias en la iniciativa de cambiar 35 artículos. Entre ellas señalan que no regula las consultas comunitariasno, fija regalías de solo el 5%, no se establecen pagos por daños al ambiente desde el inicio de la operación y mantiene la ruta de exportar solo las materias primas.

Foto: Maldonado críticó el proyecto de ley que presentó el Ministerio de Energía y Minas al Congreso.

La propuesta de reformar 35 artículos a la Ley de Minería fue presentada ayer por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) al Congreso de la República para su debate y aprobación, pero de inmediato el Centro de Acción Legal, Ambiental y Social de Guatemala (CALAS) señala cuatro inconsistencias.

Rafael Maldonado coordinador de la entidad afirma que además de que es parcial, atiende solo los intereses del Estado.

Según Maldonado la primera duda de la propuesta radica en que no regula las consultas comunitarias. «Es un grave error del MEM, toda vez que tiene pleno conocimiento de que la actividad minera está generando conflictividad social», afirmó.

Al respecto el titular del MEM, Érick Archila, afirma que ese tema no le compete al Organismo Ejecutivo y que en la propuesta se contempla el mecanismo de información con los Consejos Municipales de Desarrollo, más no regula las consultas «porque esto no está regulado en este momento», confirmó.

El segundo punto que señala CALAS se refiere a que en las fianzas ambientales reguladas en el artículo 9 de la iniciativa, no se establecen pagos por daños al ambiente desde el inicio de la operación.

«Ellos están haciendo un mecanismo para engañar a la población y decir que al final del proyecto minero pueden cobrarse todos los desmanes ambientales que la empresa realizan en este país», enfatiza.

Monto por fijar

Archila destaca en este punto que el monto de la operación será lo que determinará ese Seguro Ambiental, y resaltó que «es el Fondo Minero uno de los puntos más importantes en la reforma».

Maldonado señala, en tercer lugar, las regalías. «No puede ser que el oro se cotice a $1,800, y el Estado se conforme con un irrisorio 5%».

Señala también que la reforma no abona el camino para generar un proceso de industrialización de minerales y mantiene la ruta de exportar solo las materias primas para luego volver a a comprarla sobrevalorada.

Al respecto el presidente de la Gremial de Industrias Extractivas, Mario Marroquín, afirmó que ellos como ente organizado no participaron en el consenso que el MEM afirma alcanzó para redactar las reformas. «Me toma por sorpresa enterarme que ya la presentaron al Congreso, desconocemos el contenido de la propuesta y esperaríamos a que la Comisión de Energía nos convoque y así poder pronunciarnos», subrayó.