Si el gobierno no demuestra con un estudio independiente y profundo que ahí no existe afectación, creo que definitivamente la posición será movilización social y hay que conversar con la gente, nos están mintiendo y estoy convencido de que el Presidente ni siquiera sabe lo que le están planteando y si lo sabe está yéndose en contra de la población de Cuenca, creo que no conoce las inconformidades con las que han trabajado sus Ministros, no tienen informes, no han demostrado absolutamente ninguna base científica que indique que no existe afectación del agua».

Foto: Paúl Carrasco Carpio, prefecto del Azuay

Fuente: diario El Mercurio

24/10/2011.

– ¿Cuál es su posición respecto a la minería?, ¿qué plantea?

No soy pro minería ni contra minería, tampoco pro ecologista a ultranza; por sobre todo y como manda la Constitución está el agua como derecho humano fundamental. Entonces si existe una duda frente a un proyecto de cualquier tipo y no hay la certeza de que no va a afectar el medio ambiente, nosotros en cualquier caso no solo en el minero tomamos una posición y apelamos al principio precautorio que dice la Constitución, es decir, ante la duda científica que no se avance sino que se priorice la defensa de la naturaleza: el agua.

– ¿Como Gobierno Provincial del Azuay qué han hecho?

Existe un proceso que hemos analizado tres años, los páramos son fuentes de agua que cumplen con abastecer a los cantones Girón, San Fernando, a la cuenca del Guayas y a Cuenca, frente a eso como autoridad ambiental el 24 de mayo pasado pedimos estudios de impacto ambiental y licencias ambientales a las empresas mineras que se encuentran ahí; además conocemos un informe de ETAPA EP que pone en alerta, dice que sería de alto riesgo poner un proyecto minero en Quimsacocha, indica que hay riesgos de perder la cantidad y que se genere contaminación en la calidad del agua. Tenemos un informe de este año hecho por el Gobierno Provincial que ratifica y fortalece al de ETAPA EP.

– ¿Qué han respondido las empresas mineras?

I am Gold no nos ha respondido. Además, pedimos informes al gobierno nacional y éste en vez de presentar informes científicos y técnicos lo que hace es dedicarse a atacar al prefecto y responde políticamente y anuncia verbalmente retirarle la competencia ambiental para que no podamos intervenir. Nos quitó esa competencia el primero de septiembre, y luego nos retiró con oficio el 16 de septiembre.

– ¿Usted percibe que este retiro de la competencia ambiental fue por su posición?

Indudablemente. Incluso…en uno de los oficios que nos mandan nos indican que no interfiramos en el tema minero.

– ¿Qué hacer frente a eso?

Soy una autoridad electa que debo actuar con principios y sentido común, por lo tanto ese proyecto y lo que signifiquen páramos tiene que ser parado y pedimos al gobierno nacional que frente a toda esta dinámica que pare los proyectos por no tener las bases científicas para firmar los contratos porque hasta ahora no nos han mostrado estudios.

– ¿Cuál es su propuesta?

Que los cuencanos tomen conciencia, que se unan en defensa del agua.

– ¿Qué pasa con el proyecto minero Río Blanco?

Ellos terminaron ya la exploración avanzada, lo grave es que estaba programado firmarse para este octubre…ahí hay un problema, una alerta también sobre piscinas de relave que se van a plantear en la zona, nos han dado la información de todo lo que son evaluaciones de impacto ambiental. Estamos haciendo al análisis, no quiero pronunciarme sobre eso porque necesito un informe técnico, por eso planteamos que en términos de páramos, que son los generadores de agua, se arme una moratoria y no se firme ningún contrato, ni Río Blanco ni Quimsacocha.

– ¿Qué pasará si el gobierno nacional no acepta la moratoria?

Si es que el gobierno no nos demuestra independencia e imparcialidad nosotros tendremos que conversar con la ciudadanía y tomar una posición clara.

– ¿Una paralización?

Si el gobierno no demuestra con un estudio independiente y profundo que ahí no existe afectación, creo que definitivamente la posición será movilización social y hay que conversar con la gente, nos están mintiendo y estoy convencido de que el Presidente ni siquiera sabe lo que le están planteando y si lo sabe está yéndose en contra de la población de Cuenca, creo que no conoce las inconformidades con las que han trabajado sus Ministros, no tienen informes, no han demostrado absolutamente ninguna base científica que indique que no existe afectación del agua, le hago una exhortación al gobierno para que suspenda, entre a la moratoria y no firme ningún proyecto de extracción hasta que tengamos un estudio independiente y financiado por: Municipio de Cuenca, Gobierno Provincial del Azuay, municipios afectados, juntas parroquiales y si es necesario por una colecta ciudadana».