El presidente, Rafael Correa, cuestionó y calificó de ilegal ayer, la consulta de minería y aguaefectuada la semana anterior en la parroquia Victoria del Portete, provincia del Azuay. Las razones de la visión del presidente están reflejadas en su frase «Qué vergüenza. Además, no saben con lo que juegan. Suponiendo que esto haya sido legal y sea verdadero, se imaginan lo que están proponiendo. Entonces, mañana el Alcalde para poner un semáforo en esta esquina va a tener que hacer una consulta popular con el barrio».

 

Fuene: diarios El Mercurio y El Comercio

09/10/2011. Correa responsabilizó al dirigente Carlos Pérez Guartambel, de ser el organizador de la convocatoria junto con organizaciones no gubernamentales, apoyados por extranjeros.

«Es un político fracasado, que no ganó las elecciones a las que se postuló en el Azuay», subrayó el presidente en su informe semanal desde la parroquia Chanduy, provincia de Santa Elena.

Cuestionó el contenido de la pregunta en la papeleta de votación y mediante un video mostró cómo una persona sufragó varias ocasiones.

«Ellos controlan, organizan, votan y cuentan los votos. Vamos a ver cómo marcaron los votos, cómo la gente votaba hasta seis veces», anotó.

El jefe de Estado, también lamentó que la prensa haya dado cobertura a ese proceso, al que denominó «cantinflada».

«Qué vergüenza. Además, no saben con lo que juegan. Suponiendo que esto haya sido legal y sea verdadero, se imaginan lo que están proponiendo. Entonces, mañana el Alcalde para poner un semáforo en esta esquina va a tener que hacer una consulta popular con el barrio», manifestó.

El video también mostró al alcalde de Cuenca, Paúl Granda, quien expresó que «Ese tipo de intervenciones politiqueras no lo vamos a permitir en Cuenca».

Mientras que el ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor, denunció que muchas de las papeletas antes de ser depositadas estaban marcadas con un «sello».

Las reacciones del dirigente de la Federación de Organizaciones Campesinas del Azuay (FOA), Carlos Pérez Guartambel no se hicieron esperar.

Vía telefónica aseveró que las expresiones del Jefe de Estado «denotan una amargura profunda porque sabe que sus proyectos estrellas se le ponen cuesta arriba y ahora tendrá miedo y vergüenza ante el embajador de Canadá y China y las transnacionales con quiens se ha comprometido en implementar la minería».

Para Pérez, las declaraciones del presidente Correa demuestran un autoritarismo que busca amedrentar a una comunidad entera, pero sostiene que las parroquias Victoria del Portete y Tarqui perdieron el miedo y no van a claudicar en su lucha por defender las fuentes hídricas.

El dirigente comunitario anunció que la semana entrante presentarán los resultados de la consulta al director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al relator de la Naciones Unidas y a las autoridades locales y nacionales. (CHR/DMS)

Detalles

– De los 1.037 comuneros que fueron a las urnas, 957 (92.38%) votos por el No, 47 (4.56%) votos por el Sí, 18 (1.35%) votos blancos y 14 (73%) nulos.

– Los dirigentes indígenas de la Ecuarunari y CONAIE anunciaron una réplica del proceso en otras provincias con lo cual reactivan su resistencia.

– El primer mandatario afirmó ayer que China crece a 9,6% en el sector no petrolero y Ecuador está creciendo casi al 10%.

El Gobierno está inquieto por la consulta minera

La consulta comunitaria en Quimsacocha (Azuay), que se saldó con un No a la minería, se vuelve un tema molesto para el Gobierno y sus diputados.

Al oficialismo no le cayó en gracia que los sectores que se oponen a la minería hayan consultado a la gente, una acción que Alianza País ha defendido desde el 2007.

Por este motivo, quienes cuestionan la política minera oficial reprochan al Ejecutivo su deseo de deslegitimar la expresión ciudadana de Quimsacocha.

Alberto Acosta, ex ministro de Energía y ex presidente de la Asamblea Constituyente, dice que se trata de una consulta comunitaria y recuerda que la Constitución de Montecristi garantiza la organización y la participación ciudadana. «No entiendo por qué tanto nerviosismo en las filas del Gobierno. Si el pueblo se pronuncia, hay que escucharlo. De eso se trata la democracia».

También anticipa que el pronunciamiento de la población de Quimsacocha es «apenas el inicio» de un proceso de movilización y protesta social, que enfrentarán la imposición de la minería metálica a gran escala y a cielo abierto. «Esto recién empieza».

Otros sectores aún son más radicales y señalan que la validez de la consulta previa en Quimsacocha no está en duda. Así lo señala Gerónimo Yantalema, asambleísta del MPD-Pachakutik. Y para sustentar esta postura pide revisar el art. 57, numeral 7 de la Constitución, que señala que los pueblos y nacionalidades serán consultados cuando una medida pueda afectar a sus derechos.

Sin embargo, desde el Congreso y Carondelet se cuestiona la legitimidad y legalidad de esa consulta. El asambleísta Rolando Panchana, titular de la Comisión de Biodiversidad, dice que es «una iniciativa de un grupo que está al margen de la Ley y que tiene algún interés creado».

Su postura se fundamenta en el art. 398 de la Constitución, el cual precisa que el Estado hace consultas en temas de recursos naturales no renovables.

«¿Quién hizo el padrón? ¿Quién vigiló el proceso?», cuestiona el legislador, que no acepta que 98,3% de 1 037 votantes de 1 500 usuarios del sistema comunitario de agua potable no acepte la explotación minera en Quimsacocha.

El oficialista Jaime Abril también rechaza la consulta. Apunta que para ser considerada válida debió ser organizada por el Consejo Nacional Electoral. Este es el argumento que el sábado repitió Rafael Correa, quien subrayó que solo él tiene la potestad de fijar la política minera en el país y que los mentalizadores de la consulta carecen de representatividad. Por eso, desde A. País se acusa a dirigentes de Pachakutik y a los organizadores de la consulta de buscar causar dolores de cabeza al Gobierno y de hacer «bulla con fines electorales».