Pobladores de la localidad de Cuncumén bloquearon los accesos a la mina Los Pelambres, en la Región de Coquimbo. Los comuneros exigen que la empresa del Grupo Luksic responda por la contaminación que provoca en esa zona de la comuna de Salamanca. Se produjeron enfrentamientos con Carabineros, que hasta el momento han dejado un saldo de tres manifestantes detenidos, un empleado de la Minera y tres uniformados con heridas y daños a vehículos fiscales.

 

 

Fuente: El Ciudadano

02/11/2011. La noche de este lunes 31 de octubre, un grupo de pobladores del sector de Cuncumén, al interior de la comuna de Salamanca, levantaron barricadas y cortaron el camino principal que lleva a las faenas de Minera Los Pelambres, en protesta por la actividad de la empresa, la cual acusan, afecta gravemente a la actividad agrícola del sector, en la provincia de Choapa.

Los bloqueos se extendieron hasta las dos y media de la madrugada de este miércoles 2 de noviembre, cuando Carabineros y 30 efectivos de Fuerzas Especiales lograron desalojar el acceso y reprimir a los manifestantes, quienes anunciaron que mantendrán las movilizaciones.

El prefecto de Coquimbo, coronel Rubén Contador, relató los sucesos, acaecidos en la Ruta D-835. «Durante la noche del lunes, tres personas resultaron detenidas, un funcionario de Los Pelambres lesionado y se produjeron daños a vehículos fiscales», aseguró.

«Cerca de un centenar de personas se ubicaron cerca de la empresa minera y comenzaron a arremeter contra funcionarios policiales», afirmó.

Para disuadir a los manifestantes, se usaron gases lacrimógenos, y se sumó personal del Gope y Fuerzas Especiales.

No obstante aquello, la situación se agravó, puesto que los manifestantes se vieron incrementados en número en cerca de 100 a 150 personas y se enfrentaron al personal policial que llegó para reestablecer el acceso a la Minera.

Según relata el prefecto, los manifestantes se colocaron en posiciones estratégicas en los cerros desde donde atacaron al personal policial. «Carabineros cuando llega al lugar, lo hace con 20 funcionarios al mando del capitán Luis Ramírez, e inmediatamente son bombardeados a pedradas desde la altura. Inclusive muchos de estos subvertores del orden público, con chuzos comienzan a provocar diferentes desprendimientos de piedras de gran tonelaje hacia el lugar donde estaba Carabineros, y sin ningún miramiento de que algún carabinero podría haber perdido la vida», señala.

El oficial señala que el personal se vio superado, por lo cual efectuaron disparos al aire para poder replegarse. «Hubo que usar disparos al aire en diversas secuencias de tal manera de poder llamarlos a la razón, lo que permitió a los carabineros refugiarse en un sitio seguro», agregó.

Contador afirma que los sujetos estaban encapuchados y que usaron boleadores y hondas. No hubo uso de bombas molotovs.

Tres carabineros heridos y tres detenidos, además de daños a vehículos policiales, es el saldo hasta el momento de los duros enfrentamientos entre pobladores y carabineros.

LAS CAUSAS DEL CONFLICTO

El bloqueo se originó por el incumplimiento de los compromisos asumidos por la minera de propiedad del grupo Luksic, que había anunciado la realización de un catastro medioambiental en la zona que permitiera analizar posibles indemnizaciones por la contaminación en cultivos y los daños a la salud generados por la actividad industrial.

Sin embargo, Pelambres decidió indemnizar sólo un grupo de vecinos lo que gatilló la molestia de los pobladores.

«El impacto medioambiental que ellos producen aquí es tremendo y no lo quieren reconocer. Nosotros somos una zona agrícola ganadera y ellos están perjudicando enormemente cualquier tipo de cultivo y las aguas. Estamos tremendamente contaminados y somos sus vecinos. Ellos fueron los que llegaron y nosotros somos originarios de este lugar. Ellos deberían pedir permiso. No nos pueden pasar a llevar así», comentó Bildo Pizarro, dirigente de Cuncumén.

El representante de los pobladores añadió que fue la misma empresa la que se puso la soga al cuello, ya que después del derrame que ocurrió ya hace varios años, intentó dividir a la comunidad y la situación se les fue de las manos.

Una situación parecida se presentó cuando la firma decidió instalar un tranque de relave en el Valle del Pupío donde se enfrentaron a la comunidad de Caimanes. Cristián Flores, uno de los voceros de dicha localidad, explicó que «la minera no se hace responsable de las mitigaciones para el daño que hacen. Siempre tratan de tapar las cosas y compran voluntades de dirigentes y eso hace que el tiempo pase. Pero llega un momento en que las cosas revientan. Ahora pasó eso porque la comunidad de Cuncumén ya había tenido movilizaciones y quedaron en responder por los daños. Pero hasta la fecha no ha pasado nada».

Flores añadió que en Caimanes se retomarán también las movilizaciones, ya que él y los abogados que estaban defendiendo a la comunidad hoy están enfrentando demandas de la minera. «No nos pudieron sobornar ni bajar, por lo que ahora nos están acusando de asociación ilícita», indicó. Este juicio comenzará el próximo miércoles 9 de noviembre en la localidad de Ovalle.

Por su parte, el concejal por Salamanca, Pedro Chávez, afirmó que las comunidades de la zona son las que hoy están pagando el costo de la producción de empresas trasnacionales.

«Ellos están produciendo una gran cantidad de riqueza y no está quedando ningún aporte aquí. Lo que quieren ellos es sentar de una vez por toda a la compañía para que de todo lo que ellos generan, un porcentaje sirva de inversión para la localidad. Eso vendría a ser un royalty territorial, que es un tema que también se está analizando a nivel nacional. Donde se extraen los recursos debería quedar algo de inversión. En Cuncumén hay mucha pobreza, hay mucha gente joven que no tiene vivienda. Hay gente sin conexión de agua potable y las condiciones en las que viven son precarias», aseguró la autoridad local.

La denuncia del concejal Pedro Chávez es que la represión ha sido «brutal».

Tras una entrevista al alcalde de Salamanca, Gerardo Rojas Escudero, realizada en Radio Comunidad FM en Salamanca, este miércoles por la tarde, los habitantes de Cuncumén decidieron volver a cortar la ruta a Minera Los Pelambres.

Los pobladores de Cuncumén anunciaron que seguirán con las movilizaciones con la esperanza de que los empresarios o las autoridades locales los escuchen, sin embargo, según advirtieron los propios dirigentes, continúan sin una respuesta concreta.

Carabineros informa que los manifestantes trataron de conversar con el Gobernador del Choapa, pero que toda acción de diálogo esta supeditada al fin de la violencia en el lugar, por lo cual no se concretó ninguna conversación.

VERSIÓN DE LA EMPRESA

Minera Los Pelambres, a través de un comunicado de prensa estima que estas manifestaciones se deben a un fallo en el tribunal de Illapel, el cual afecta a las personas que encabezaron una demanda contra la Minera.

Minera Los Pelambres señaló, además, lamentar profundamente las acciones tomadas por un grupo de 12 parceleros de la comunidad de Cuncumén, quienes decidieron manifestarse durante horas de la noche del lunes luego de que se determinara inadmisible una moción en la que buscaban reinvindicaciones económicas.

Esta situación se debió a que consideran que su producción agrícola ha disminuido debido a las faenas de la minera, por lo que ante el rechazo de sus demandas, decidieron bloquear los caminos de acceso a la instalaciones de Los Pelambres.

El documento emitido por la compañía asegura que buscan mantener la política «de puertas abiertas para generar, mantener y fortalecer las instancias de diálogo con sus vecinos, de forma de poder encontrar acuerdos que dejen conformes a todos, y rechaza cualquier medida de presión que tenga por objetivo reivindicar asuntos que se encuentran en manos de los tribunales de justicia».

La empresa agregó que no comentará la situación legal hasta que ésta llegue a su fin.

ALCALDE OFRECE MEDIACIÓN

El alcalde de Salamanca, Gerardo Rojas, que ha actuado como mediador en este conflicto, comentó a «La Mañana Digital» de la 97.7 que se han «reunido con los pobladores que se manifestaron, ya que la idea es mediar entre las partes. Es importante entender que todo este crecimiento económico que ha tenido la comuna de Salamanca, es importante transformarlo en un desarrollo sustentable y sostenible».

Aseguró que es una responsabilidad ser un nexo entre los que se manifiestan y una empresa con la cual tienen lazos directos. «Estas empresas deben relacionarse con la comunidad a través del municipio. Minera Los Pelambres y otras empresas están insertas en la comuna de Salamanca, son un vecino más y como tal debe someterse a las mismas obligaciones y responsabilidades de los demás. Sin embargo, creo que este conflicto puede transformarse en una gran oportunidad para nuestra comuna».

OTROS ANTECEDENTES

No es primera vez que se produce este tipo de bloqueo de rutas en protesta contra Minera Los Pelambres. El pasado 14 de octubre de 2010 se produjo un hecho similar, que se saldó con 30 personas detenidas en el sector de Caimanes, en donde se protestaba contra la operación del mega tranque El Mauro, lo cual acusan los habitantes del lugar, afecta gravemente la agricultura del sector.

Cabe recordar que la Minera ha protagonizado en el pasado numerosos eventos de derrames de material tóxico, los cuales han sido sancionados por la Corema, algunos de los cuales no fueron avisados oportunamente a las autoridades.

DIPUTADO INTERVIENE

El diputado Luis Lemus (PS) se reunió con algunos de los manifestantes que se situaron en las vías que conducen a Minera Los Pelambres.

El parlamentario aseguró que el conflicto suscitado es consecuencia de una serie de desavenencias generadas en las distintas «mesas de trabajo» que se han levantado por diferentes temáticas.

«Se vienen realizando varias mesas y por bastante tiempo, incluso años, respecto a temas ambientales generados en el sector; hay una por el tema del polvo en suspensión, ya que las medidas adoptadas no eran suficientes y existen quejas de que no se había dado cumplimiento cabalmente a algunas indemnizaciones a partir de un derrame ocurrido el año pasado», recalcó Lemus.

El diputado comentó que las políticas de la empresa «no están siendo del agrado de los lugareños».