La minera, que se ubicaría a 30 kilómetros de la reserva, podría acabar con la vida de los protegidos animales. Además, afectar directamente la labor de la pesca artesanal que en esa zona se nutre de locos y machas. Los pescadores protestan para exigir al gobierno que ponga término el proyecto.

Ver también: Zanahorias y espejos de colores para que «entre» el mego proyecto minero portuario Dominga

Fuente: Diario Universidad de Chile
A 7.5 kilómetros de El Tofo, comuna de La Higuera, pretende instalarse el proyecto minero “Dominga”, la inversión de propiedad de la Compañía Minera chilena Andes Iron pretende producir concentrados de hierro y cobre como subproducto.

Dominga considera la construcción de dos minas a rajo abierto para la extracción anual de 12 millones de toneladas de hierro y 150 mil toneladas de concentrado de cobre en 22 años de vida útil. Además, incluye un puerto de embarque que se ubicaría en Totoralillo Norte, a tan solo 10 kilómetros de distancia del puerto Cruz Grande de CAP.

La inversión prometida por la empresa llega a los 30 millones de dólares, dinero que contempla la construcción de su puerto y planta desalinizadora.

Los pescadores artesanales ven el riesgo del proyecto. Para ellos, la instalación de la planta desaladora para las operaciones de la compañía provocará un grave impacto en la biodiversidad de la zona, afectando a las especies marinas del lugar.

Por ello, convocaron a una manifestación pacífica que incluyó el corte de ruta. Según explican, única forma de visibilizar la situación.

Gabriel Molina, vocero de la Federación de Trabajadores de La Higuera cuestiona la labor del Ejecutivo en la protección del medioambiente y biodiversidad del país. En ese sentido, asegura que contaminará con desechos tóxicos el agua “cambiando todo el PH marino” y provocando la muerte de las especies del fondo marino.

El proyecto, además, se instalaría a menos de 30 kilómetros de la Reserva Nacional de pinguinos de Humboldt, donde se encuentran las Reservas Marinas Isla Chañaral, Isla Choros e Isla Damas. Además esta es una zona de reproducción, alimentación y/o migración de animales como los chungungos, patos yuncos, ballenas azules y ballenas fin, todos ellos en peligro de extinción.

La zona, también, es reconocida por su biodiversidad, lo cual ha impulsado el desarrollo de actividades sustentables como la extracción de locos y machas desde áreas de manejo, la pesca artesanal y el turismo, generando importantes fuentes de ingreso para sus habitantes.

Todos esos antecedentes son los que preocupan a los vecinos. Por ello, los trabajadores del mar insisten en la necesidad que el Ejecutivo asuma su responsabilidad e impida el establecimiento de “Dominga”.

Molina asegura que, hasta ahora, no ha podido conversar con el Gobierno de sus demandas. Sin embargo, confirma que continuarán manifestándose hasta que consigan detener su construcción.