Un inédito acuerdo busca hacer posible la instalación del proyecto minero-portuario Dominga en La Higuera, reconociendo a las comunidades «el derecho a obtener recursos derivados de la explotación». Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas y vecinos y activistas miran con preocupación este nuevo modelo de negociación medioambiental.

Fuente: El Ciudadano
El mega proyecto minero-portuario Dominga se encuentra en su última fase de tramitación ambiental. La iniciativa, que se instalará en la comuna de La Higuera, al norte de la Región de Coquimbo, contempla una inversión de US$2.500 millones para extraer hierro y cobre, en un plazo de 22 años.

El proyecto liderado por Andes Iron aún no obtiene la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que le permitirá operar, pero ya celebra un inédito y llamativo acuerdo donde reconocerán “parte” de los derechos de las comunidades locales a obtener los recursos derivados de la explotación. Para ello, se estableció un monto anual límite de $2.600 millones para cuando comience la producción del yacimiento, que espera extraer doce millones de toneladas de hierro al año.

“Dominga reconoce que todos los habitantes de La Higuera tienen derecho a recibir parte de los beneficios de la explotación del mineral. Para promover el desarrollo integral de la comuna de La Higuera, Dominga y la comunidad acordaron crear una entidad conjunta que gestionará la creación de valor compartido”, señala un comunicado de Andes Iron.

Proyectos de educación, capacitación y empleo, entre otras promesas, amparan el acuerdo logrado entre la empresa e integrantes de la mesa de La Higuera. Un hecho que fue anunciado con bombos y platillos por medios como El Mercurio, donde se destaca un nuevo modelo de entendimiento entre inversores y las y los vecinos. Un escenario que despierta dudas entre los opositores a la naturaleza extractiva de dichos megaproyectos y las verdaderas intenciones detrás de la llamada Responsabilidad Social Empresarial, y que vuelve a dejar en evidencia el ambiguo rol del Estado en estos temas.

ACUERDO NO ES REPRESENTATIVO DE LA COMUNIDAD

Los medios tradicionales no son los únicos que han celebrado la firma del Acuerdo Marco entre representantes de la comunidad y Andes Iron. De hecho, la Municipalidad de La Higuera publicó una nota acerca de la iniciativa, titulada “el auspicioso proyecto minero Dominga“, donde sólo se describen los beneficios que el proyecto tendría para la comunidad local.

En las publicaciones es citado el nombre de Armando Siña, vicepresidente de las Comunidades de Dominga, una organización que en los hechos no existe ni pudo ser contactada por este medio.

“Con la firma del acuerdo marco estamos innovando en la manera en que un proyecto de la gran minería se relaciona con las comunidades vecinas, promoviendo el diálogo para trabajar juntos en beneficio de la comuna. Recogiendo las distintas sensibilidades y opiniones de los vecinos”, recalcó Siña en notas de prensa.