Según la organización ambiental, el Gobierno nacional impide la aplicación de la norma aprobada el último año en el Parlamento. Greenpeace denunció que el Poder Ejecutivo, en particular el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Juan José Mussi, está demorando la aplicación de la Ley de Glaciares.

«Ya debería estar preparado el listado de áreas prioritarias para iniciar el inventario de glaciares, eso permitirá la realización de las auditorías a los emprendimientos mineros como los de Barrick Gold», explicaron desde la organización.

Diversas organizaciones ya habían reclamado la urgente puesta en funcionamiento de la Ley, tanto al actual como al ex secretario de Ambiente, Homero Bibiloni (1). Los ambientalistas denuncian que «se está evitando así la realización de las evaluaciones ambientales de los proyectos conflictivos, como Pascua Lama o Veladero. Si se sigue demorando, con la finalización del verano, será imposible realizar esos inventarios de glaciares hasta dentro de un año».

A pesar de contar ya con todos los elementos para poner en marcha la Ley, el Ejecutivo aún no reglamentó la norma, no dispuso de los fondos necesarios para la realización del inventario de glaciares al IANIGLA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales) y no definió las áreas prioritarias, aquellas donde existen actividades mineras en zona de glaciares. «Estamos dentro del plazo en el que se deberían estar realizando las auditorias de los emprendimientos mineros», explicó Juan Carlos Villalonga, director de Campañas de Greenpeace Argentina.

La realización del inventario de glaciares y áreas periglaciares debe realizarse durante la temporada estival, por esa razón Greenpeace reclama el urgente inicio de esas actividades. En diciembre último el IANIGLA entregó al gobierno toda la información necesaria para dar inicio al proceso de relevamiento de glaciares establecido por la Ley. «De no iniciarse ya mismo el relevamiento de las áreas, se les está otorgando un año más a las mineras sin ser auditadas acorde a lo que exige la Ley de Glaciares», concluyó el vocero de Greenpeace.