El Gobierno argentino inauguró una planta de soja de la firma Renova, perteneciente al grupo que explota la megaminería en el país en el yacimiento de cobre, oro y molibdeno Bajo La Alumbrera, Catamarca. Además controla un puerto privado cercano a Rosario. La crítica de abogados ambientalistas.

Fuente: Perfil

Con una nueva videoconferencia, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró este lunes una planta de procesamiento de soja en la localidad santafesina de Timbúes, en el departamento de San Lorenzo. El emprendimiento, que en realidad ya estaba en funcionamiento operativo desde mediados de 2013, fue calificado como el «más grande del mundo» en su tipo.

Igualmente grande, cuando menos, fue la millonaria inversión que recibió y grande es el grupo multinacional o corporación que la controla.

En el mencionado acto, la primera mandataria le cedió la palabra al gobernador Antonio Bonfatti tras afirmar: «Lo escuchamos en esta importantísima inauguración que estamos haciendo de esta planta de biodiesel». A lo que el socialista respondió: «Estamos muy contentos con esta inversión que se realiza en la provincia de Santa Fe, por parte de empresarios santafecinos, de una firma Suiza».

Junto al gobernador se encontraba Sergio Nardelli, director de Renova y de Vicentín, una de las firmas accionistas de Renova. «La inversion fue de 480 millones de dólares», remarcó Cristina. Gran parte de esta inversión fue de la criticada y reconocida extractivista Xstrata.

Xstrata se asoció en mayo de 2013 por 41.000 millones de dólares con la empresa de comercio de materias primas Glencore. En conjunto, «Glencore Xstrata plc», son titulares del 33% de Renova, según indica documentación de la empresa destinada a accionistas a la que tuvo acceso Perfil.com. El periódico británico The Sunday Times detalló que Glencore controla el 40% de las acciones de Xstrata. A la par, Vicentín es la «socia nacional» de Glencore, según señaló la agencia oficial Télam en su web.

En 2013, esta «corpo» internacional se ubicó en el puesto número 12 de entre las compañías más grandes del mundo, según el ranking Fortune Global 500.

En los folletos de Xstrata se lista como punto clave de sus negocios a Renova, en Argentina.

Glencore Xstrata es, junto con Barrick Gold, una de las empresas encargadas de la explotación «megaminera» en los principales yacimientos mineros de la Argentina. A Glencore Xstrata corresponde el polo de Bajo de la Alumbrera, en Andalgalà. Fueron varias las asambleas vecinales y de ambientalistas cuyas protestas fueron reprimidas con severidad por las fuerzas policiales de Catamarca durante los últimos años.

Hoy, las miradas apuntan a la privilegiada y estratégica posición de Glencore Xstrata, la cual no sólo explota la megaminería sino que sus extracciones serían trasladadas por transportes ferroviarios propios desde Tucumán hasta terminales privadas controladas por ellos mismos en el Puerto de San Lorenzo, departamento en donde desde hace tres años invirtieron en la producción de soja bajo el nombre de «Renova». Parte de estos datos fueron recogidos del testimonio de un gerente de La Alumbrera para la revista Crisis, tras haber visitado el «puerto privado».

En diálogo con Perfil.com, Enrique Viale, miembro fundador de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, explicó: «San Lorenzo es el puerto del extractivismo. Ahí tiene su punto mayor el modelo extractivista. Xstrata maneja un puerto paralelo. Un puerto privado propio. Todo lo que sale de La Alumbrera termina directo ahí. El viaje se realiza por ductos y trenes propios y luego, en destino, declara qué se llevó».

«Nosotros hablamos del ‘Puerto del Extractivismo’. Ahí va el material de la megaminería y la mayoría de la soja. Tras la inauguración de esta planta de procesamiento de soja en San Lorenzo, no es casual que manejen ellos la planta, el puerto, todo».

Y amplió: «Xstrata es una de las empresas más cuestionadas. Tiene denuncias por violaciones a los derechos humanos en todo el mundo. Saquearon Catamarca, que sigue siendo una de las provincias más pobres del país. Xstrata estuvo 15 años, y ya está en el proceso final de extracción de minerales. Y luego de tanto tiempo, se supone que los beneficios para la provincia deberían ser visibles. Pero no se observa nada de todo lo que prometieron en los 90″.

En julio de 2013, el Gobierno autorizó a Renova a operar una nueva terminal portuaria en Timbúes, con el fin comenzar a embarcar granos y subproductos, como aceites. Perfil.com intentó comunicarse en varias ocasiones con la empresa y con su vocero, sin éxito alguno.

Pero las casualidades en torno a la hora de generar negocios en Argentina de Glencore Xstrata no termina aquí.
Esta semana el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, informó que el Poder Ejecutivo envió al Congreso un proyecto de ley con exenciones para la producción de biodiesel. De sea aprobada la iniciativa, se eliminará el impuesto del 19% actual para ese sector, hasta al menos el 31 de diciembre de 2015. Sin embargo, esto no fue suficiente para la Cámara Argentina de Biocombutibles (Carbio), quienes argumentaron que la propuesta «no salva» la situación de la industria dado que «es necesario una baja en las retenciones y a la vez que sean fijas de forma tal que nos permita vender diferido para seguir exportando».