La Cámara de Empresarios Mineros de Argentina (CAEM), hizo su acostumbrado anuncio de miles de puestos de trabajo para los próximos años. Pero coacciona afrimando que para ello es necesario que se concreten todos los proyectos mineros que están en marcha, lo que a su vez requiere «estabilidad de marco regulatorio y la previsibilidad de reglas». En otras palabras, que los dejen girar utilidades al exterior y que no les incrementen los impuestos.

 

 

Ver también: Investigan maniobra de grandes mineras para desviar ganancias

Fuente: Clarín

La CAEM presentó ayer un estudio sobre el aporte económico del sector elaborado por la consultora abeceb. Allí se asegura que en 2011 la minería representó el 1,1% del PBI argentino a precios corrientes. Venía de un 0,7 en el año 2001, lo que implica que tuvo un crecimiento promedio anual del 2,8%.

Si se toma ese aporte por regiones, el noroeste es la que concentra la mayor parte: el 48,2% del valor agregado minero viene de allí, de Catamarca, La Rioja, Jujuy, Salta, Tucumán y Santiago del Estero. Lo sigue en relevancia Cuyo, con el 27,8%, y la Patagonia con 15,3%.

Tomado en pesos, el PBI de la minería llegó en 2011 a $ 18.229 millones, y podría llegar a $ 64.121 millones en 2016, lo que implica un crecimiento del 29% anual . En términos de empleo, se pasaría de 77.000 puestos a 200 mil . Pero para eso deberían concretarse todos los proyectos que están hoy en construcción: Pascua Lama, Cerro Negro, Potasio Río Colorado, Agua Rica, entre otros. Para que eso suceda, debe haber «estabilidad del marco regulatorio» y «previsibilidad de reglas», planteó el estudio presentado ayer. » Condiciones deseables de seguridad jurídica «, lo definió el presidente de la Cámara, Martín De Deu.

Algunos de los proyectos más importantes, como Potasio Río Colorado y Cerro Negro, ya tienen atrasos en sus plazos de construcción, reconocieron ayer los empresarios. Creen que eso se podría compensar. Pero hay factores sobre los que ponen atención. » Si continúa la imposibilidad de girar dividendos o hay aumento de impuestos, no se podrá concretar todo eso» , dijo uno de los ejecutivos de más peso en el sector.

Los empresarios mineros temen que la necesidad fiscal de las provincias las lleve a aumentar tasas provinciales o que la Nación decida incrementar las retenciones. Pero lo que más les preocupa es que «si sigue como hasta ahora la imposibilidad de girar dividendos a las casas matrices, no van a venir nuevas inversiones «, como coincidieron ayer algunos de los ejecutivos que participaron del encuentro, entre los que estaban las cabezas de las compañías más grandes radicadas en el país.