En el marco del 7 de junio «Día del Periodista» y a través de un comunicado que lleva la firma de más de 70 integrantes de diferentes medios de comunicación de Esquel, los trabajadores de prensa se manifestaron públicamente en oposición a la megaminería a cielo abierto o por galerías.

Fuente: Noticiasdeesquel.wordpress

07/06/2012. Los trabajadores de diferentes sectores de los medios de comunicación, hicieron conocer su proclama en la Plaza San Martín, acompañados por representantes de SITRAJUCH, ATE, ATECH, CTA, APROSAR, trabajadores de la Subsecretaría de Bosques, vecinos por el NO a la Mina, integrantes de la Defensa Pública y concejales, entre otras personas.

COMUNICADO TRABAJADORES DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN

La Comisión Directiva del Sindicato de Trabajadores de Prensa del Oeste del Chubut, no afiliados a la entidad y trabajadores de los medios de comunicación de la ciudad de Esquel y Trevelin, sentimos la necesidad y convicción de fijar nuestra postura en torno al conflicto que vive esta comunidad frente a la arremetida del proyecto de megaminería a cielo abierto o por galerías.

Este posicionamiento se hace necesario en virtud de los últimos hechos que se vinculan con la pretendida radicación de la empresa Minas Argentinas/Yamana Gold en nuestra ciudad y su inocultable, manifiesto y constante interés por captar voluntades para avanzar con su ambicioso proyecto minero en el cordón Esquel.

Muchos de los trabajadores de prensa firmantes de este documento ya nos expresamos como ciudadanos en el PLEBISCITO del año 2003, que le dijo NO a la megaminería en Esquel por el 81 %. Sin embargo, observamos cómo en este último tiempo la empresa multinacional, utilizando distintos mecanismos o vías de comunicación, intenta menoscabar esa decisión popular y democrática que definió el plebiscito y que sigue tan vigente como en el 2003.

Desde algunos ámbitos se ha cuestionado el rol y el posicionamiento de periodistas locales, pretendiendo impugnar su pertenencia o acompañamiento al Movimiento del NO a la Mina, por ejemplo.

En el mismo sentido, se sigue esgrimiendo desde esos mismos sectores un argumento rebatido y en desuso desde hace muchos años:LA OBJETIVIDADDELPERIODISMO.

La objetividad es una condición imposible de aplicar a esta profesión, jamás ha existido el periodismo objetivo, porque el mismo periodista es un sujeto, puesto en un tiempo y un espacio determinado para contar la realidad. Y es desde ese lugar del cual da cuenta de lo que lo rodea; necesariamente el periodista tiene un punto de vista subjetivo en su relato.

La discusión es, de qué manera expone y analiza esa realidad ¿De manera honesta o mentirosa? ¿Con argumentos válidos o falacias? ¿Con frontalidad hacia el receptor u ocultamientos?

Entendemos que el periodismo debe ser ejercido con la veracidad como su objetivo esencial y con la honestidad como su principal directriz. Esas premisas no pueden ser teñidas por la difusión del mensaje de intereses corporativos.

Es grave que lo admitan los emisores, que lo admitan los medios y que lo admitan los receptores como si todo diera igual.

Entendemos que no está mal tener una posición tomada sobre un tema o problemática en particular; lo que es incorrecto y condenable desde el punto de vista ético, es ocultar ese posicionamiento.

Quien no dice desde dónde se planta para declamar, está quebrando con la esencia misma del periodismo porque está mintiendo.

No puede la comunidad y las autoridades en situaciones como la que hoy tiene Esquel, mirar al costado, frente a la difusión de mensajes corporativos disfrazados de periodismo. Valoramos el ejercicio del Periodismo Institucional o de empresas, pero siempre con claridad hacia el receptor sobre los intereses del emisor.

Como trabajadores de la comunicación, señalamos no sólo el peligro de contaminación ambiental que afectaría a la sociedad, advertido entre otros por los médicos pediatras en un reciente documento dado a conocer públicamente, sino que también subrayamos cómo se ha manipulado y deteriorado el proceso informativo de esta comunidad.

Los hombres de prensa creemos en la información como un servicio al público y no como una mera mercancía.

Por ello, aclaramos que trabajar para una empresa periodística no implica compartir y/o convalidar las posiciones o interés políticos, religiosos, comerciales o de cualquier otra índole con ese medio de comunicación.

Los trabajadores que tenemos la tarea de informar, aseveramos no estar dispuestos a comulgar o ser la herramienta que permita reflejar la ideología minera, amparándonos en la libertad de conciencia.

Creemos necesario recuperar el pensamiento crítico más allá del discurso que dicha corporación minera intenta instalar a través de algunas vías de información por medio de una visión monolítica y unívoca de su pretendido montaje de la realidad.

Como trabajadores de medios y comunicadores una de nuestras tareas es mostrar la realidad. Las asambleas y marchas de los vecinos en oposición al mega emprendimiento son justamente una realidad inobjetable que se ha sostenido por más de 10 años de manera pacífica.

Desde estas perspectivas, y contemplados dentro de las generales de la ley por el impacto ambiental que nos amenaza a todos por igual, destacamos el grado de información asumido por la sociedad esquelense desde el 2002 hasta nuestros días.

Con la convicción de que los pueblos tienen el derecho de elegir el modelo de desarrollo que más convenga y beneficie a sus habitantes, en función de un ideal de equidad con la naturaleza, nos manifestamos en defensa de nuestras cuencas hídricas y por un mejor porvenir para nuestras próximas generaciones, resguardadas frente a los efectos devastadores de estas actividades extractivas.

Por todo lo expuesto y sin la necesidad de explicitar lo que ya muchos sectores de la sociedad de Esquel han expresado sobre las graves consecuencias que para el medio ambiente generaría el desarrollo de un proyecto como el que se pretende imponer, hemos decidido hacer público nuestro más absoluto y enérgico rechazo a la megaminería a cielo abierto o por galerías.

Escuchá o descargá el audio del pronunciamiento