Los vecinos harán una asamblea este viernes ante el desarrollo de acciones solapadas en Esquel y el resto de la provincia por parte de gobiernos actuales y por asumir, junto a mineras y gestores promineros que pujan por abrir la posibilidad a las explotaciones mineras a gran escala en Chubut.

 

Por Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel

02/11/2011. La asamblea de vecinos será en la Escuela 767 (ex Normal) el viernes 4 a las 18 hs.

En esta ciudad la población se prepara para celebrar 9 años de movilización social a favor de la vida, de la producción sostenible por generaciones y contra la actividad minera a gran escala. A fines de noviembre de 2002 fue la primera marcha en Esquel por el NO A LA MINA.

En este momento la cuestión minera en Chubut encuentra a un gobierno provincial a punto de asumir por un nuevo período y el municipal por reasumir. En tanto que los funcionarios actuales y los que están por ingresar, de un tiempo a esta parte no hacen declaraciones pero acuerdan con mineras para abrir la provincia a los grandes negocios de la megaminería.

Un informe reciente de la Dirección de Minas y Geología de la Provincia del Chubut certificó que existen unas 1.000 solicitudes «vigentes» en etapas previas a la explotación de minerales metalíferos y radiactivos.

Ese es el sustrato concreto que facilitó la administración del actual gobernador Mario Das Neves para generar derechos a favor de las mineras y en ese camino se interpone la movilización social y la Ley 5001, que desde el año 2003 prohíbe en todo Chubut la minería metalífera a cielo abierto y el uso de cianuro.

La inserción prepotente de las empresas mineras en la meseta hace que –entre otros aspectos- los empleados de las comunas usen vestimenta y camionetas de las empresas y éstas reemplazan al estado en distintas funciones.

Los vecinos señalan que en la pequeña localidad de Paso del Sapo, a 200 km al este de Esquel, Ricardo Bustos -uno de los representantes/lobbistas mineros de la zona y conocido conductor/periodista radial de una fm de Esquel – trabaja para que los pobladores permitan la exploración y futura explotación minera.

Mientras que en Esquel, los gestores mineros están muy activos con actividades de extorsión y seducción para tratar de «dar vuelta la decisión de Esquel» intentando enfrentar a vecinos contra vecinos.

Los personeros del sector minero están en estrecho contacto con altos funcionarios provinciales y del municipio local lo cual señala su aval en este accionar. Organizan reuniones secretas con grupos de vecinos y comerciantes, ofrecen distintas «ayudas» y hasta puestos de trabajo en mineras. También contratan periodistas, a ciertos docentes, suman algún referente religioso o barrial y tratan de meterse en clubes y otras organizaciones sociales.