Como en 2003, dirigentes del gremio que nuclea a los trabajadores de la construcción vuelven a vincularse con las empresas mineras que insisten con desembarcar en distintos puntos de la provincia de Chubut. La UOCRA Esquel se sumó en las últimas semanas a la movida impulsada por la Asociación Sindical del Personal Jerárquico, Profesional y Técnico de la Actividad Minera Argentina (ASIJEMIN) en varias localidades, solicitando curriculum para una actividad prohibida por la Ley 5001 y sin licencia social.

Fuente: Radio Kalewche FM

Luis Espósito, del gremio local, indicó al móvil de «Mañana de lobos», el informativo de la radio comunitaria Kalewche FM, de Esquel: «hay que dejar el ‘no’ de lado y arriesgarnos un poco», priorizando la necesidad de trabajo por sobre los impactos negativos de la actividad.

En este sentido, cabe recordar lo que dice el libro «15 Mitos y Realidades de la minería transnacional en Argentina» del colectivo Voces de Alerta: «toda la evidencia empírica demuestra que se trata de un sector eminentemente capital-intensivo y que su incidencia en la generación de puestos de trabajo locales es prácticamente insignificante. Los proyectos mineros a gran escala generan una demanda intensiva de trabajo en las fases iniciales, lo que crea la ilusión de trabajo permanente. Generalmente, el peor trabajo queda para los vecinos del lugar y los puestos mejor pagados y más altos son para gente de afuera».