Después de transitar casi 600 kilómetros y costear los numerosos gastos que implica viajar hasta Comodoro Rivadavia se enteraron los vecinos víctimas del espionaje ilegal que la Cámara Federal de Apelaciones decidió posponer la audiencia de apelación tal como habían solicitado los fiscales de Esquel procesados por tomar la reunión con el agente de la AFI.

Ver también: 

Fuente: El Chubut

«Nosotros llegamos a la Cámara a las 10,25 y ahí nos notificamos de la postergación de la audiencia que tenía que comenzar a las 10,30», comentó sin poder ocultar su malestar el Dr. Gustavo Macayo, víctima del espionaje y abogado querellante. «Nos parece que fue muy intempestivo el pedido de postergación y me llama la atención que la Cámara haya hecho lugar a ese pedido. Y ahora lo que va a venir es una audiencia donde se van a discutir las apelaciones de los procesamientos y de este planteo técnico sobre las fechas de la vigencia de la Ley de Inteligencia».

El letrado que representa a parte de las víctimas del espionaje hizo hincapié en que se trata de «una causa que incomoda a todo el sistema institucional, judicial, político y policial».

Quien también lamentó la decisión de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia fue el otro abogado de la querella, Dr. Osvaldo González Salinas, en declaraciones radiales explicó, «asistimos a la audiencia de apelación que se iba a hacer en el día de hoy (por ayer) y cuando llegamos nos encontramos con la desagradable sorpresa de que se suspendió».

Bajo ese marco «se iba a tratar la apelación que hicieron los fiscales procesados de una resolución del juez Otranto por la cual rechaza un pedido que habían hecho de declarar que no había delito. Que al recibir las fichas del espía de la AFI no habían cometido delito. El juez rechazó ese pedido y ellos apelaron, así que en esta audiencia se iba a discutir la apelación».

Salinas señaló que «el lunes a la mañana el defensor de los fiscales pidió que la audiencia se postergue para que se unifique con otra apelación que hicieron del procesamiento. El tribunal resolvió y nos notificó vía electrónica cerca de la 1 de la tarde, cuando nosotros ya estábamos saliendo para Comodoro».

En ese sentido, aclaró que «hay dos apelaciones: la que se trataba en esta audiencia, donde los fiscales decían que lo que hicieron no era delito argumentando que cuando tuvieron la reunión con el espía y recibieron las fichas de los vecinos la Ley de Inteligencia no estaba vigente. Pero no es así porque la Ley ya tenía tres meses de vigencia. Pero hicieron una especulación de fechas y el juez rechazó ese planteo. Luego, varios meses después, el juez decidió procesarlos, y ellos también apelaron ese procesamiento. Entonces ahora pedían que se unifiquen las dos apelaciones».

A LA GORRA

«Lo que nos fastidia es que se haya pedido el mismo día la postergación sabiendo que nosotros veníamos para acá. Y que el tribunal haya resuelto sin que nosotros pudiéramos notificarnos -continuó diciendo Salinas-. El dinero con el que viajamos fue recaudado gracias al aporte de los vecinos que colaboraron en las dos últimas asambleas del No a la Mina. La gente generosamente puso su colaboración para este viaje.

Y tanto el doctor Macayo como yo no cobramos honorarios, por este trabajo que estamos haciendo, porque además de estar como víctimas del espionaje representamos a muchos de los vecinos espiados. Así que todos ponemos nuestro granito de arena». (La delegación de Esquel estuvo integrada además por Juan Zuoza, uno de los vecinos querellantes, quien viajó junto con los letrados de la querella)