Ante la llegada del gobernador Zamora, el intendente Cappellini habló con el jefe de policía Marcelo Pato, y le dijeron que «Gerardo tenía que pasar una buena jornada y no ser molestado por los «hincha pelotas» de los ambientalistas de Sumampa y del propio pueblo de Ojo de Agua» y se impidió  la libre circulación de jóvenes ambientalistas. No quieren que continúen los trabajos de explotación minera en la zona de Jasimampa, a cargo de la empresa de la empresa canadiense (con operadores sanjuaninos) GaiaEnergy.

Fuente: Arenapoliticasde.blogspot

El otro día se festejó el aniversario de la ciudad Villa Ojo de Agua, que cumplió 128 años, y el intendente Rodolfo Cappellini y su esposa, la senadora Ada Iturrez, invitaron al gobernador Gerardo Zamora para que presida las celebraciones.

Pero como los Cappellini-Iturrez manejan toda la zona en base a la dádiva con fondos públicos, siguen con la metodología de llevarse todo por delante como cuando eran iturristas, mujiquistas y juaristas.

Por ello, ante la llegada del gobernador Zamora, hablaron con el jefe de policía Marcelo Pato, y le dijeron que «Gerardo tenía que pasar una buena jornada y no ser molestado por los «hincha pelotas» de los ambientalistas de Sumampa y del propio pueblo de Ojo de Agua».

Son comprovincianos que cuidan sus tierras y sus ambientes naturales. En su mayoría son jóvenes que se auto convocan y analizan, discuten y, finalmente, deciden organizarse y luchar a favor de la vida natural y el agua en la zona de Sumampa y Villa Ojo de Agua.

Por supuesto que a Pato se le brilló la mirada porque recordó sus tiempos (en democracia) cuando era «la mano derecha» del subsecretario de Informaciones, Musa Azar, y espiaba, vigilaba y reprimía a los políticos, periodistas y manifestantes antijuaristas. Pato, con su suegra diputada provincial de la Rama Femenina de Mercedes Marina Aragonés de Juárez, hizo un «carrerón» en la policía, siempre amparado por «la pariente legisladora» y el todopoderoso Musa Azar. 

Es muy loco cortar el paso a la gente

Pato parece haber olvidado sus «clases» como «profesor» de los cadetes de la escuela de Policía cuando les inculcaba los principios y deberes de la repartición y los límites que tienen los uniformados frente a protestas o manifestaciones de la gente y del pueblo.

Se olvidó porque en este caso, con órdenes de Cappellini e Iturrez de Cappellini, mandó a sus subalternos a «cortarles el camino» a los jóvenes ambientalistas en la intersección de la ruta provincial 133 y la ruta nacional 9.

Les privó el caso y los tuvo encerrados. Dejaba pasar a otros automovilistas o transeúntes, pero no a los jóvenes ambientalistas que iban a manifestarse pacíficamente y con pancartas.

«Recibimos órdenes de los de arriba», les dijo el jefe del operativo que, por vivir en la zona, conoce a todos los manifestantes.

¿Se habrá enterado el jefe de policía cuál es la preocupación de los muchachos y chicas de Sumampa y Ojo de Agua?

Se lo informamos. No quieren que continúen los trabajos de explotación minera en la zona de Jasimampa, a cargo de la empresa de la empresa canadiense (con operadores sanjuaninos) GaiaEnergy, que hace más de un año comenzó a explorar la zona y, a cielo abierto, busca en «las tierras raras».

Pato debería leer en la Constitución de los argentinos (junto a Cappellini e Iturrez), el artículo que rescata el derecho a circular libremente…al menos que la Villa Ojo de Agua, que es un feudo, tenga su propia carta magna.