Las constantes irregularidades en materia de seguridad e higiene que se vienen generando en el yacimiento Manantial Espejo de la minera Triton, que en el 2008 la presidenta inauguró con un discurso plagado de optimismo, esperanzas y poniendo a la minera como el ejemplo a seguir por otros inversionistas, persisten y el gremio ha tomado medidas. El yacimiento sigue en condiciones terminales y ahora las autoridades podrían ordenar el cierre.

Fuente: OPI Santa Cruz

08/02/2011. Como todo hecho cuya verdad se oculta por algún tiempo, cae por su propio peso con el paso de los meses y finalmente la dura realidad lo muestra como lo que fue: una falacia. Esto ha pasado con la minera Triton, una empresa que actualmente explota el yacimiento Manantial Espejo a pocos kilómetros de Gobernador Gregores en Santa Cruz y el cual en el 2008 recibió la visita de la presidenta Cristina Fernández que se deshizo en elogios ante el empuje y compromiso que tenía Triton al acceder al territorio provincial para explotar minerales con la «última tecnología» y casi como un modelo de aptitud y conciencia empresaria.

Al menos desde el año 2008 venimos marcando en reiteradas oportunidades los grandes problemas que han denunciado trabajadores de ese yacimiento que nos han indicado una a una las falencias que se mantienen a lo largo del tiempo, especialmente en materia de seguridad e higiene. En cada caso desde las publicaciones pro-mineras, subvencionadas por las empresas y la Cámara minera se han atacado las críticas e inclusive desde Fomicruz trataron de desarticular nuestros argumentos, aún cuando en nuestro poder hemos tenido tanto los testimonios como las pruebas documentales de las irregularidades denunciadas.

Sin embargo desde hace poco más de un año la minera Triton ha dejado ver sus falencias y poco a poco la verdad está saliendo a la luz. El gremio AOMA, junto con autoridades de la Subsecretaría de Trabajo han denunciado y generado las inspecciones correspondientes, comprobando que la empresa no ha cumplido ninguna de las observaciones realizadas en Actas anteriores, donde se le indicaban a la minera los acondicionamientos que debían hacer conjuntamente con el desarrollo de las actividades extractivas. Las últimas inspecciones fueron negativas y a partir de allí los trabajadores, movilizados por el sindicato han llevado el problema a la mesa del Ministerio de Trabajo de la Nación.

Tal como lo refirió Javier Castro, Secretario general de AOMA «en estos momentos nos encontramos tratando de destrabar esta situación en Buenos Aires», sin embargo adelantó que si no se resuelven los problemas emergentes de las observaciones realizadas en materia de seguridad y no se escuchan los reclamos, la mina permanecerá inactiva y corre serio riesgos de ser cerrada en los próximos días, si no se ejecutan las obras. «Estamos cansado de que nos mientan y nos tengan de un día para otro con cosas que nuca cumplen», dijo Castro quien aseguró que prosigue el paro por tiempo indeterminado por parte de todo el personal.

Paralelamente el dirigente señaló que además de los problemas de seguridad e higiene, le están reclamando a Triton la renovación del Convenio Colectivo de Trabajo y el ajuste de las horas laborables, dado que las horas exigidas al personal están por sobre las que recomienda el reglamento. Como ya lo habíamos informado en otra oportunidad, este conflicto es de larga data y parte, precisamente, cuando la Gerencia de Manantial Espejo exigió que el personal cumpla 7 horas y media en galerías y luego de terminado su turno el trabajador siga cumpliendo tareas en superficie.

Castro recordó que el propio Gobernador Peralta expresó que aquellas empresas que no cumplan con el reglamento de trabajo, horario, seguridad y protocolo ambiental, serán sancionadas y/o cerradas.