Según el subsecretario de medio ambiente de Santa Cruz, «el proyecto que pretende prohibir el cianuro va contra el desarrollo minero».

El subsecretario de medio ambiente de la provincia, Francisco Anglesio, criticó el procedimiento y la presentación del proyecto del presidente de la Bancada Radical, Omar Hallar, referente a la prohibición del uso de cianuro en la provincia. Para el funcionario, hay que pensar en las implicancias que puede tener este tipo de proyectos, que en primer lugar van en contra de la política nacional, luego porque va en contra de la política provincial y en tercer lugar, porque cuando uno presenta un proyecto de esta envergadura, se coloca siempre frente a la explotación de la minería, por sí o por no, como ya ha pasado en la provincia de Río Negro, donde al prohibir el uso de cianuro se terminó por prohibir el desarrollo minero.

Al ser consultado por el tema en el programa Era Hora, que se emite por LU 12 Radio Río Gallegos, Anglesio manifestó que hay que considerar que vivimos en una provincia donde la actividad minera puede tener un gran desarrollo, mayor al que ha tenido y el enfoque que ellos le están dando es totalmente erróneo.

En cuanto a las consecuencias que puede acarrear el uso de cianuro, Anglesio indicó que es el único elemento con el cual se pueden desarrollar emprendimientos mineros de oro y plata; esto permite que la ecuación minera tenga rentabilidad para poder desarrollarse, la otra tecnología que existe no permite el desarrollo económico o de las empresas, pero el tema pasa por cómo se trabaja con una sustancia peligrosa como ésta y creo que allí está la verdad de todo, cualquier sustancia mal trabajada genera problemas, como la basura o los residuos biopatogénicos.

Explicó el titular de Medio Ambiente que, con el dique de cola que hay en el complejo de Cerro Vanguardia, están todas las medidas de proyección ambientales, físicas y químicas desarrolladas para que no ocurra ningún siniestro, y en esto la autoridad de aplicación, que para eso está, debe velar por la seguridad y el desarrollo de la actividad.

El dique de cola es el lugar donde se deposita el cianuro con el agua luego de su utilización, el cual está impermeabilizado y sellado, lo que impide todo contacto con el suelo o el agua fuera de la planta. Es el lugar donde se realiza su disposición final, desde donde incluso se reutiliza el agua que entra en un circuito.
El caso es qué pasa cuando la mina cierra, dijo Anglesio, quien respondió que en ese caso, hay que darle un tratamiento al cianuro para que no pueda impactar el ambiente.

Con relación a si en el proceso de su uso, el cianuro no deja residuos o es posible que contamine las napas de agua o la tierra, el funcionario sostuvo que hay muchos elementos que pueden contaminar, pero que hay un circuito lógico para que eso no suceda seguridad, infraestructura, inversión y control.

No somos autoridad de aplicación, sino que es la Dirección Provincial de Minería; pero el caso es que hay que correr todo velo de sospecha que pueda tener la ciudadanía y en eso tienen mucho que ver los medios de comunicación y la autoridad de aplicación, para transmitir tranquilidad a la gente.

En cuanto al transporte dentro del territorio, Anglesio aseguró que el cianuro tiene un sistema de protección de altísima protección en el traslado desde el puerto donde ingresa a la provincia, hasta el lugar de empleo y explicó que las empresas que venden este producto han realizado muchas charlas para que la ciudadanía conozca este proceso, aclarando que si se diera el caso de algún incidente el contenedor que trae el cianuro, quedaría en forma no expuesta (sólo genera problemas cuando entra en contacto con el agua) y de acuerdo a la información que yo tengo, creo que podría estar hasta 200 ó 500 metros de profundidad durante un año, sin que pueda filtrarse o afectar, con la consiguiente posibilidad de ser recuperado; son tales las medidas de seguridad en esta sustancia que, de ser tan peligrosa, pasa a ser casi una mercancía normal.

La Opinión Austral 09/12/2005