Dos proyectos reactivarán el debate minero en la Legislatura rionegrina: uno busca la creación de una empresa estatal para el rubro y otro prevé la prohibición de la actividad en la región de Bariloche.

28/05/2012Estas iniciativas comenzarán a discutirse esta semana en comisiones, ya que se prevé su tratamiento en la sesión del 8 de junio. El proyecto de Emirsa -que está en la Comisión Planificación y Asuntos Económicos, que preside Silvia Horne- pretende una sociedad minera, que mantendrá un capital estatal mayoritario, destinada al desarrollo de esa actividad con el «estudio, exploración, explotación, transporte, almacenamiento, industrialización y comercialización de las sustancias minerales y sus derivados».

La discusión minera se reinstala en Río Negro después que en diciembre se derogara la «ley anticianuro». Al fundamentar los objetivos de Emirsa, el gobierno recuerda esa normativa en la referencia a la creación del Consejo Provincial de Evaluación Ambiental Minera para «evaluar los estudios de impacto ambiental que la actividad minera».

El otro proyecto corresponde a la exclusión del Departamento de Bariloche de cualquier explotación petrolera o minera. El mismo tiene la autoría de los legisladores Arabela Carreras, Pedro Pesatti, Marcos Catalán, Beatriz Contreras, Silvia Paz y Rubén Torres, pero fue planteado inicialmente por el gobernador Alberto Weretilneck. Se argumenta que esa región está dedicada al turismo y que la «explotación hidrocarburífera y minera de primera y segunda categoría colisiona de lleno» con esa actividad económica. Alude al antecedente de una ordenanza del Concejo Deliberante de Bariloche que declara a esa ciudad «libre de la exploración y explotación» de sustancias hidrocarburíferas y minerales de primera y segunda categoría, que comprende al «oro, plata, platino, mercurio, cobre, hierro, plomo, estaño, zinc, níquel, cobalto, bismuto, manganeso, antimonio, wolframio, aluminio, berilio, vanadio, cadmio, tantalio, molibdeno, litio y potasio».

En el proyecto de Emirsa la administración provincial destaca el «favorable contexto internacional» para la minería ya que «la cotización de minerales y su producción se encuentra en auge». Con la empresa estatal se pretende concentrar los recursos en la exploración y extracción del mineral, pero también en las etapas de explotación, industrialización, comercialización para «incrementar el valor agregado» y generar «nuevos puestos de trabajo».

El proyecto considera que la intervención del Estado a partir de esta empresa permitirá «sortear algunos de los reproches que comúnmente se esgrimen en contra de la minería como actividad». Esta participación –según el análisis gubernamental– en «la exploración, extracción, explotación, industrialización y comercialización» otorgará al «Estado Provincial un rol activo en materia de control» y «erige a Río Negro como el principal beneficiario de las utilidades que genere la actividad minera».

El artículo tercero prevé la integración de capitales privados pero, en todo momento, la provincia deberá mantener –por lo menos– el 60 por ciento de las acciones y de los votos».

La empresa Emirsa prevé desplegar «actividades mineras» directamente o «por intermedio de terceros o asociada a terceros».

Asimismo, la iniciativa autoriza al Poder Ejecutivo cualquier transferencia «de capital» a favor de Emirsa de «bienes muebles, inmuebles y recursos financieros», como también, esa «empresa estará exenta del pago de los impuestos de sellos que pudiera corresponder con relación a las referidas transferencias».