La legisladora Magdalena Odarda (CC ARI) rechaza rotundamente las expresiones del Director General de Minería Sebastián Sánchez en relación a que la minería metalífera a cielo abierto con uso de sustancias toxicas sería viable en Rio Negro con controles ambientales. Rechaza a su vez que el gobierno de Rio Negro modifique o derogue la ley anticianuro.

Fuente: APP

05/11/2011″El director de Minería se refiere a la minería como «una actividad que suma», y yo agrego que suma «desgracias», atentando contra los bienes naturales comunes vitales para la vida, dejando la tierra devastada y el agua contaminada, deteriorando así todas las otras actividades económicas que se vuelven incompatibles con este tipo de industria», declaró Odarda.

La triste y simplista expresión del director: «los recursos están y hay que explotarlos» ha llevado a Catamarca, San Juan y otras provincias cordilleranas a profundizar la miseria en los pueblos cada más vez contaminados y carentes de agua, el vital elemento para la vida. Por eso muchos decimos que «los recursos están pero no es una obligación explotarlos» máxime cuando ello significa dejar pasivos ambientales irreparables, solo favoreciendo a las industrias extractivas con suculentas ganancias.

«Ni hablar de los controles ambientales; nunca son suficientes para evitar los desastres, eso está probado en todos los accidentes sufridos en la minería. Solo buscando en internet podemos encontrar cientos de ellos. No es una actividad que pueda ser llamada «sustentable», agregó la legisladora.

El gobierno de Rio Negro no pudo controlar a la empresa minera que dejo metales pesados en el Polvorín en cercanías a las Grutas, no pudo controlar quien arrojó tanques con cianuro en el mismo lugar, no puede controlar aun a la empresa HIPÀRSA Residual y MINERA SIERRA GRANDE con el uso de PCB y otras sustancias, no puede controlar en qué condiciones se alojan los residuos de ALPAT, no puede controlar los impactos de la Planta de Yeso de Ferrosur Roca SA en JJ Gómez, entre otras muchas fuentes de contaminación… «¿y quiere controlar la minería a gran escala con uso de cianuro?… con qué seguridad podemos fiarnos en los controles, cuando ni siquiera en los países más industrializados del mundo han podido hacerlo?». Se pregunta la parlamentaria.

Además dijo que: «El gobierno provincial comete el error de seguir desoyendo a las organizaciones sociales rionegrinas. No se trata de Greenpeace, se trata de un fuerte movimiento social a favor de la vida y el agua contra la minería, que surge de los descomunales daños que ha provocado la minería metalífera a gran escala con uso de cianuro en varios lugares de país».

El Estado debe apoyar y potenciar las actividades genuinas que tradicionalmente se llevan a cabo en las distintas regiones de la provincia, sobre todo en la línea Sur. No con la minería metalífera o uranífera que dejan un daño irreparable en los ecosistemas, afectando otras actividades económicas, la salud y la cultura en esas regiones.

El gobierno ha reconocido su esquizofrénica postura ante la minería metalífera que estamos denunciando, pues se sabe que las conexiones con la empresa canadiense Pan American Silver, propietaria de los derechos mineros en Calcatreu, se han mantenido todo este tiempo pese a haber impulsado la ley anticianuro.

Odarda manifestó que «desde mi gestión estaré luchando por mantener la vigencia de la ley anticianuro y apoyando a los movimientos sociales contra la implantación de la minería a cielo abierto con uso de cianuro en Rio Negro».