Como parte de los trabajos de relevamiento que realizan en la zona donde construyen la mina de sales de potasio, hallaron restos de un «tithanosaurio», entre otros ejemplares. Fueron trasladados a Mendoza y quedaron bajo custodia de Patrimonio.

Fuente: Mendoza On Line

22/11/2011. Los paleontólogos que trabajan en el rescate de fósiles en los alrededores de la mina Potasio Río Colorado hallaron restos de un enorme «Tithanosaurio». Se trata de un dinosaurio herbívoro de cuello largo. El ejemplar encontrado medía 15 metros de largo.

Esos fósiles fueron trasladados ayer desde Malargüe hasta Mendoza para que quedaran en custodia de la Dirección de Patrimonio Cultural. Se trata del segundo envío de fósiles realizado desde la mina de sales de potasio que construye la empresa brasileña Vale. El 3 de octubre ya habían sido enviado 80 fósiles de distintas especies de dinosaurios, principalmente saurópodos tithanosaurios.

Como parte de los trabajos encomendados en la Declaración de Impacto Ambiental, la empresa Vale debe realizar un rastrillaje y rescate de los restos fósiles que hay desperdigados en la mina. Es que se trata de una zona rica en ese tipo de reliquias.

Según explicaron los fósiles fueron extraídos mediante rotopercutores y otras herramientas especiales gracias al trabajo de un equipo de rescate paleontológico.

Los Restos fósiles, en la Argentina, son de dominio del Estado, por ello es el Estado Nacional o Provincial, según el ámbito donde sean encontrados, quienes establecen las pautas de gestión para su tratamiento y preservación. En este sentido, Vale, y siempre en cumplimiento de la normativa vigente en la materia (Ley nacional N°25.743 y de la ley provincial de Patrimonio Cultural N°6034 -y su decreto reglamentario N°1882/09-) viene desarrollando un completo plan de protección patrimonial en conjunto con la Dirección de Patrimonio Cultural de la provincia de Mendoza.

El encargado de dirigir el rescate es el paleontólogo Bernardo González Riga, que además es parte del IANIGLA. El especialista explicó cómo se realiza el rescate de esos restos.

Según explicaron, los relevamientos previos a la Ejecución de las Obras permitieron hacer mapas de potencial paleontológico y establecer los procedimientos adecuados para preservar los huesos en estas áreas. Los expertos, realizan una tarea de supervisión permanente al pie de cada una de las máquinas excavadoras, en una jornada de trabajo de 12 horas que comienza a las 7 de la mañana cuando las máquinas inician su trabajo y concluye a las 19 hs cuando estas finalizan la tarea.

Cuando se detecta algún indicio o fragmento de hueso fósil se detiene la obra en ese sitio; se valla el lugar; se evalúa el hallazgo; se toman datos científicos; y se procede al rescate de los restos fósiles y su preservación (proceso que los protege durante el lapso de depósito y traslado). Esta labor es realizada con meticulosidad; y sólo una vez concluida se reanuda el trabajo de las máquinas excavadoras. Estos hallazgos son denunciados en el término de 48 hs a la Dirección de Patrimonio Cultural quien establece el destino final de los restos fósiles.

Según aseguran desde Vale, se presentan informes mensuales de todas las tareas llevadas adelante e informes de prospección y relevamiento en las áreas autorizadas.