En un acto partidario, Carlos Ciurca, candidato justicialista a vicegobernador de la provincia argentina de Menodza, habló de convocar a una consulta popular por el tema de la megaminería pero lo condicionó a una improbable reforma de la constitución provincial. Frase casabobos. La minería a gran escala tiene un amplio rechazo social en Mendoza donde además rige una ley que restringe severamente el uso de sustancias contaminantes en la actividad.

 

Fuente: diario Los Andes y Diario UNO

12/06/2011. En un esfuerzo por quitar el mote de «promineros» que salpica a los integrantes de la fórmula para la gobernación del Partido Justicialista, y ante más de 3.000 militantes que acudieron a la proclamación de candidatos que se hizo ayer en el auditorio Bustelo, el postulante a vicegobernador Carlos Ciurca lanzó: «Estamos en contra de la minería contaminante y defendemos la ley 7.722. Convocaremos a una consulta popular vinculante para cada tema de los mendocinos».

La frase desató aplausos y también señales de advertencia en el propio oficialismo. Por eso, Ciurca después tuvo que aclarar que esa metodología está atada a una reforma constitucional que aún no ha sido tratada.

Pero, además, en el acto que se transformó en el puntapié inicial de la campaña, tanto Ciurca como el candidato a gobernador Francisco Paco Pérez, dieron muestras claras de que en el camino hacia los comicios de octubre aludirán exclusivamente al «proyecto popular y nacional», que encabeza la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y evitarán cualquier referencia al gobierno de Celso Jaque, del que son parte: Pérez es el ministro de Infraestructura y Ciurca, el de Desarrollo Humano.

De hecho, ayer el Gobernador no estuvo presente porque volvía recién a las 17 de su viaje a China, tras hacer escala en Bs As, y el acto terminó a las 13.15. Su ausencia fue más notoria porque los candidatos que buscan retener el gobierno para el PJ sólo lo mencionaron al finalizar sus respectivos discursos para darle un «gracias».

Sorpresa y media

En el acto, la presidenta de la Junta electoral partidaria, la senadora Miriam Gallardo, nombró uno a uno a los candidatos a intendentes y estos subieron al escenario. Así, quedó en evidencia el otro pilar en el que se apoyará el peronismo en la campaña además del nacional: «el departamental», como admitió ayer Pérez. Luego vinieron los discursos y el primero fue el del Ciurca.

El candidato a vicegobernador, en sintonía con la Presidenta, agradeció «a los jóvenes» por la participación en la interna partidaria del 29 de mayo, cuando la fórmula resultó ganadora con el 84%de los votos.

Pero para sorpresa de los presentes, Ciurca incluyó la minería en su discurso, un tema complicado para la fórmula ya que Pérez formó parte de un estudio que trabaja con compañías mineras, del que surgió también Fabián Gregorio, el presidente de la minera San Jorge que pretende extraer oro y cobre de Uspallata.

Ese proyecto tiene mucha resistencia social y los justicialistas saben que esa situación puede jugarles en contra en estos comicios.

En vez de omitir el asunto, Ciurca lo azuzó ayer desde el escenario y se ganó el protagonismo del acto: «Rechazamos la minería contaminante» e inmediatamente sumó: «Defendemos la ley 7.722».

Esa norma, que fue aprobada hace casi cuatro años, prohíbe la utilización de numerosas sustancias químicas en la minería a cielo abierto. Sin embargo, la frase que más impactó fue la que vino como propuesta: «Convocaremos a una consulta popular vinculante».

Con esa invitación, el candidato a vicegobernador parecía que estaba propiciando una consulta para que la ciudadanía mendocina eligiera si quiere o no la minería. Pero, al terminar el acto, ante la prensa, aclaró: «Lo hemos propuesto en el marco de la reforma constitucional, se trata de la reforma constitucional. Existe una ley nacional que es la 24.432 de 2001 que tiene establecida esta metodología de participación popular, pero en nuestra provincia deberíamos reformar la Constitución. Es una decisión de todos los partidos políticos que deberíamos acordar desde el diálogo y desde nuestro método de construcción de consensos lo estamos propiciando».

La reforma constitucional es una promesa reiterada de Jaque pero el Ejecutivo aún no ha acordado con la oposición parlamentaria cuándo se votará el proyecto que presentó y cuáles son los ítems que quedarán incluidos.

En ese sentido, Ciurca agregó: «En el caso de la consulta popular los temas que se pueden llegar a tratar son los que votan los legisladores por mayoría absoluta, no lo decimos por ningún tema en particular».

Así, intentó desviar el eje y Pérez lo ayudó: «Cuando vos legislás, la legislación es para todos los temas, no para uno en particular».

Según pudo saber Los Andes, la mención de la minería que hizo Ciurca molestó en Casa de Gobierno y hasta se argumentó que no es el eje del discurso de Pérez.

En definitiva, diría el filósofo político Jon Elster, lo de Ciurca fue un ‘compromiso previo’ retórico de difícil cumplimiento que lo que hace es actuar como bálsamo para las críticas, rapiñar unos votos confundidos y después, una vez en el gobierno y sin la siempre demorada reforma, hacer que un puñado de legisladores genuflexos levanten las manos o directamente decretar el avance de las minería a cielo abierto sobre nuestra montaña hasta ahora virgen de esos megaemprendimientos que usan toneladas y más toneladas de explosivos en la fase de explotación y de cianuro en la fase de separación de la roca del metal.

Después no habrá lugar para el pataleo. En síntesis, la idea no es más que un caza bobos y desprevenidos electores que pretende hacernos creer que ellos están preocupados por el ambiente de Mendoza. Promesas que rápidamente olvidan cuando asumen.