Mendoza, Argentina – 08/04/08. Deprominsa, subsidiaria de la canadiense Tenke, buscaba oro en 2006 pero la firma de capitales franceses Danone hizo un planteo en defensa del agua ya que allí posee su fuente de agua mineral. Esa causa judicial se inició hace 2 años cuando la empresa Danone impidió que una firma canadiense buscara cobre y oro en sus tierras. Ahora se sabe que los propios fabricantes del agua son los que quieren buscar oro. Villavicencio (propiedad de Aguas Danone) es una reserva de agua única y además de agua, hay oro. Sin embargo para la población y las economías regionales el agua vale mucho más que el oro.
Fuente: diario Los Andes

A casi dos años de iniciado un litigio entre dos empresas internacionales, la Justicia aún no resuelve el amparo promovido por una de ellas. Así se desprende del planteamiento que, en julio de 2006, concretó Aguas Danone (de capitales franceses) contra la actividad desplegada por Desarrollo de Proyectos Mineros SA (Deprominsa) en la zona de Paramillo «en defensa del agua y del medio ambiente».

Lo que sí está firme es la medida cautelar que le impide la actividad a la subsidiaria de la canadiense Tenke en las cercanías de Villavicencio, hecho que ocurrió a sólo 7 días de haber iniciado las tareas de exploración para determinar la cantidad de cobre y oro existente en la zona y, a partir de ahí, evaluar si el proyecto minero era viable o no.

Sin embargo en el expediente (N° 153.299) que se tramita en el Décimo Primer Juzgado en lo Civil, Comercial y Minas, se continúan agregando pruebas y fojas que engrosaron una causa que ya cuenta con seis cuerpos.

Así se conoció que Danone (que controla más de 50% del mercado de las aguas con Villavicencio, Villa de Sur y la saborizada Ser), paralelamente también tiene «en trámite» nueve derechos mineros en la misma zona. Así lo informó la escribana Cecilia Inés Baras, de la Dirección de Minería, en respuesta a un requerimiento de la jueza Alejandra Marina Orbelli.

El detalle escrito habla de ocho yacimientos de oro denominados Valeria, Gabriela, Franco y varios Beta (7, 10 y 13) y otros tantos Gama (1 y 7) y un descubrimiento diseminado de oro, al que se llamó Eugenia.

También se realizó una inspección ocular, medida pedida por la minera canadiense (con operaciones similares en San Juan, La Rioja y Santa Cruz), que se concretó el pasado 10 de marzo, quedando plasmado en un acta rubricada por el geólogo Santiago Lucero y también por un oficial de Justicia, donde se dice que la «toma de agua se realiza en la zona conocida como Pampa Canota». Lugar alejado en «más de 20 kilómetros de donde se intenta avanzar en el proyecto minero», según la opinión brindada a Los Andes por Fernando Caruso y Mario Ronchietto, profesionales que defienden los interés de la minera.

Paralelamente, desde la otra parte, representada en la provincia por Elena María Ojeda, se cuestionó esa medida y se pidió su anulación. Algo que está ahora a resolución de la magistrada actuante.

Una postal

Hablar de la zona de Villavicencio es abrir una de las postales más hermosas de Mendoza. Los caracoles que se elevan hasta los 3.500 metros, el hotel cerrado desde hace casi tres décadas, pero que fuera epicentro del turismo nacional e internacional, tomó su nombre de Joseph Villavicencio, quien vivió en el lugar, donde también estuvo el perito Francisco Pascasio Moreno, quien le dio continuidad a los trabajos mineros que habían iniciado los jesuitas. También recorrió la zona, aunque con otros fines, el naturalista inglés Charles Darwin.

Precisamente ahí se ubica Paramillos, una de las zonas mineras más antiguas de la región y tal vez del país, que concluyó su actividad en la década del '60.

Muchos años después, la Minera del Oeste (empresa de capitales mendocinos y reconocida en el medio como MIDO), cedió todos sus derechos de explotación -con opción de compra- a la extranjera Deprominsa, empresa que sólo pudo trabajar una semana porque al mismo tiempo en que el Gobierno provincial aprobaba el estudio de impacto ambiental para iniciar la exploración minera, Aguas Danone logró que ese mismo Estado declarara reserva privada natural al terreno.

Inmediatamente se inició la acción de amparo, medida que se extendió en el tiempo hasta nuestros días y que enfrenta a dos grandes empresas de capitales extranjeros.