La complicidad de la empresa Compañía Minera Aguilar con la Gendarmería Nacional durante la dictadura fue el eje de los siete testimonios que brindaron ex trabajadores mineros, que lo hicieron valientemente y con el dolor del recuerdo. Fue en la causa «Avelino Bazán y otros», resaltando también la figura del citado sindicalista, detenido -desaparecido desde 1978.

Fuentes: diario El Tribuno y La Hora de Jujuy

El contexto histórico fue el Golpe de Estado de 1976, y la mayoría de ellos fue detenido ese día a las 7 de la mañana en El Aguilar, a 4 mil metros de altura sobre el mar, un establecimiento donde el sindicato de obreros peleaba por sus reivindicaciones laborales, aunque luego también siguieron las detenciones, según dijeron al tribunal.

La sala de audiencia estuvo completa: familiares de Bazán, Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz; el director de Prensa y Comunicación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Marcelo Duhalde; Madres de Plaza de Mayo, línea fundadora de Buenos Aires; dirigentes de organismos de DDHH de Jujuy; de organizaciones sociales y funcionarios.

El Tribunal Oral Federal informó por Secretaría que Defensoría General de la Nación designó a Hugo Zelaya y María Eugenia Bilaudo, como defensores ad hoc de Antonio Vargas, quien se encontraba en buenas condiciones de salud, en el Complejo Federal 1 de Ezeiza. También continuará la defensa del imputado en Jujuy los abogados Carlos Shaefer y Gutiérrez Perea.

Uno de ellos, afirmó que «vi la nota con la lista de compañeros que tenían que detener, y la hoja oficio tenía el membrete de la empresa», sostuvo. Así también especificaron que el traslado de la seccional Molino, uno de los campamentos de la empresa estaba gendarmería

Efraín Guzmán

Efraín Guzmán, recordó la amistad con Avelino Bazán con mucho respeto y la trayectoria del sindicalista que honro a los mineros.

Guzmán fue detenido a las siete de la mañana ese 24 de marzo, en su domicilio por gendarme con armas largas. El se encontraba con su mujer embarazada y su hija de 2 años, recordó muy emocionado por la escena. Ya que a su hijo lo conoció un año después cuando salió en libertad. En el 76 era vocal 6º del sindicato y en la gestión anterior secretario de actas del sindicato.

Relato que fue llevado a la seccional de esa localidad, sin motivo y subido a la camioneta de la empresa «El Aguilar», donde encuentra su hermana y su cuñado que también los habían detenido. El que estaba a cargo del operativo era el comandante del Escuadrón de Gendarmería Jorge Borges Do Canto. Luego son trasladados en las rurales de la compañía al escuadrón de La Quiaca. «Nos trataban de subversivos, montoneros, que no merecía El Aguilar establecimiento modelo de la Argentina», recordó.

Estas amenazas e insultos se debían a las huelgas y El Aguilarazo que se había producido el 11 de noviembre en 1973, donde hubo un huelga activa, dos muertos y varios heridos, donde Avelino Bazán intermedió como Director de Trabajo, convocando una audiencia conciliatoria y donde lograron un acta para aumentar los sueldos y los obreros vuelven su trabajo. Pero la empresa en Buenos Aires desecha el acuerdo y cita a las partes

Volviendo al relato Guzmán dijo que ante las acusaciones no podían contestar nada. Luego de unas horas son trasladados a Jujuy en un vehículo policial, y que en el trayecto fue detenido Yaber (dirigente de la CGT). Llegaron a la noche al RIM 20, dijo reconocer por que había hecho el servicio militar obligatorio

A la media noche, los trasladan en camiones del ejército al Penal de Villa Gorriti, incomunicado.

Resalto la visita de Monseñor Miguel Medina, los detenidos le pedían por la situación, mientras que el cura les decía que confiesen si eran guerrilleros.

Las declaraciones dentro el penal era a las 2 o 3 de la mañana. Destaco que Vargas y Braga tomaban declaraciones «Si son peronistas, son montoneros o del ERP todos son guerrilleros, conoces alguno?» recordaba esos interrogatorios.

Recordó que una vez lo llamo el capital Jones Tamayo quien le pregunto sobre las huelgas, y que tenía que ver Bazan con el 6 de noviembre.

Luego le dijeron que pasaba a disposición del Poder Ejecutivo Nacional (PEN).

En cuanto a la situación en el penal dijo que cada tres días les hacían las requisas donde eran humillados. Este testigo nunca había recibido visitas.

En setiembre/agosto fue trasladado en helicóptero, entraron violentamente a las nueve de la noche que nos preparemos para viajar en el penal habían trabajadores de El Aguilar, Calilegua, Ledesma.

«El testigo aclaro que Jones Tamayo, Vargas, Borges Do canto y Bulcios participaron de la detención y nos acusaron. La empresa minera El Aguilar fue cómplice como los directivos de Personal Eduardo López y Luis Arzuaga»

Nos trasladaron a las 8 de la mañana gendarmes y policías, nos vendaron y a los golpes nos sacaron y los subieron en camiones del ejército al Aeropuerto. «Me levanto un poco la venda y lo vi a Jaig que era quien investigaba y comandaba- recordó.

Fueron grillados y esposados, «comenzó el drama» fueron golpeados, amenazados, humillados.

«Uno agarro un machete y golpeaba en los hombros, las rodillas, los codos. Ellos bebían, estaban borrachos, caminaban arriba nuestro, nos tiraban bebida. Decían estos son aburridos abrí la puerta –del avión- vamos a tirar a alguno. No tiraron a nadie, nos pegaron de tal forma que muchos llegaron a La Plata mal.», relato algunos fueron a enfermería

Llegaron a la Unidad 9 de La Plata. «vimos el personal vestido de blanco dijimos se termino la paliza. Eran guardias y comenzó la golpiza. Cobraba el que se resistía». Afirmo.

Describía el mal trato y los golpes que pasaron en las requisas y cuando se duchaban, no había agua caliente y se tenían que bañar con agua fría en invierno.

Le dieron la libertad a las nueve de la noche en 1977 y los amenazaron que no corran, ni hablen y que no se den vuelta.

La fiscalía pregunto los motivos de la huelga de noviembre del 76, Guzmán recordó Avelino Bazan como Director de Trabajo impuso el cumplimiento del Sábado Ingles. La Empresa recorto horas extras, la gente vio disminuido su salario y en una reunión se decidió pedir el 30% de aumento, la Empresa no lo acepto

Ante las consultas de las partes, Guzmán afirmo que Jaig debe ser uno de los responsables, «era el que más averiguaba por la vida de Bazan. En la Dirección de Trabajo, les comentaban que la Federal averiguaba por los sindicalistas, y preguntaban si eran guerrilleros, montoneros «Sabíamos como venía la mano» Además recordó que su casa en la capital jujeña ya había sido revuelta.

En una consulta de la querella sobre lo que vio cuando lo llevaron al RIM 20, dijo que «había otros detenidos, el ejército estaba en movimiento, parecía un día de fiesta.

Afirmo que Antonio Vargas estaba a cargo del Servicio Penitenciario y a Braga lo veía, desconocía sus funciones pero lo veía a diario, afirmo contundentemente.

«Tuvimos mucha suerte y tiene que ver con el monseñor Márquez Bernal, que se preocupo por los aguilareños. «El venia semanalmente a vernos.

Afirmo conocer a Vargas porque las visitas pedían audiencia y tenían que hablar con él.

«Nunca pensé que en Jujuy se iba a castigar a los culpables. No dude en venir. Por eso quiero que en esta oportunidad, se aplique el castigo a los culpables. Si el tiempo pasa estos quedan impunes.

Juan Bejarano

Relato que fue detenido por el sargento Benitez (Policia Pcia), me entrego a gendarmería, en la Veta y en el Molino al Comandante del Escuadrón de Gendarmería Mina El Aguilar Jorge Borges Do Canto, que le pidió su Libreta de Enrolamiento.

Fue trasladado con un equipo de gendarmería en un vehículo rural de la empresa a La Quiaca al escuadrón, luego les informan que serán trasladados a Jujuy sin motivo de detención a disposición del coronel Bulacios Llegaron al Ejercito y luego al Penal de Gorriti.

«Fue duro, me aplicaron castigo psicológico, no permitieron que me vea mi familia. No sé el motivo. Con un tribunal, me hubiera sentido más argentino. La justicia se tiene que imponer.

Del penitenciario recordó a Singh, a un coronel con una cicatriz que me llamó la atención», resaltó.

El fiscal pregunto sobre su liberación? Bejarano relato que lo llevaron a la jefatura de la policía, le pintaron los dedos y firmo algo, después lo llevaron a ver a Bulacios. «Me dijo que no tenia pisada en El Aguilar», me amenazo.

Recordó a varios detenidos desaparecidos como Filliu, Ovando, comerciantes de La Quiaca, entre otros.

En cuanto al personal de seguridad del penal, relato que en un principio estaba minado de gendarmes, y el ejército y después quedaron el personal del Servicio Penitenciario.

También muy dolido recordó cuando a su familia la sacaron de El Aguilar «apuntando con ametralladoras Eso no se debe hacer»

EL fiscal ad hoc le recordó una denuncia que hizo en 1984 en la Legislatura Provincial «nuestro abuso estuvo a cargo de Bulacios, Jaig, Jones Tamayo, Vargas este último del penal», Bejarano ratifico la denuncia.

Faustino Farfán: «La Compañía nos entrego a éstos»

Recordó que en el 76 fue detenido por gendarmería con complicidad de la Compañía Minera. Farfán volvía de jugar al futbol y vio que en su casa lo esperaban dos hombres de traje.

«Me agarraron dos semanas después del 24 de marzo, me dijeron que me andaban buscando», recordó. Lo llevaron a la policía, y en la movilidad de la empresa con gendarmes lo llevan al destacamento «me bajan y en el escritorio alcance a ver los papeles con el membrete de la Compañía» con los nombres de las personas detenidas.

En el destacamento de gendarmería ve otro papel como el anterior asi que pense «nos entrego la compañía a éstos».

Relato el traslado al Ejercito de Jujuy junto a Colmenares: «Estos son los que faltaban de El Aguilar». Recordó.

Los llevan al Penal donde encuentra a sus compañeros: doctores, abogados, gremialistas, Guillermo Snopek, gente de La quiaca y Calilegua». Resaltó el maltrato y las declaraciones que les tomaban a 2 o 3 de la mañana que eran para gendarmería, la federal, la policía y el ejército.

«Nos soltaron a las 11 de la noche, «nos tendrían que haber dado una constancia para conseguir trabajo, no nos dieron». Después en libertad no conseguía trabajo por la estigmatización de haber hecho algo.

Antonio Colmenares

Fue detenido en el 76, era delegado de la sección carpintería de la empresa minera. «Volvía de vacaciones y en mi domicilio me esperaban policías «

«Es orden de la Cía. Que se presente en la policía», le expresaron. No le dieron motivo de la detención, un gendarme le tomo los datos .

En una rural de la empresa lo suben con gendarmes y los traen al RIM 20, orden de traslado al penal de Gorriti. «Estuve incomunicado 40 días». Por las noches lo interrogaban el oficial Singh «ponía una pistola sobre la mesa y preguntaba por Bazán», también le preguntaban por personas que no conocía.

Estuvo detenido hasta agosto del 76. «Me cito Bulacios y me dijo que no vuelva nunca más a El Aguilar», no encontraba trabajo por esa detención.

Mariano Rodríguez

Pasado el cuarto intermedio siendo la hora 14.15, la Audiencia continuo con el testimonio de Mariano Rodríguez que relata que violentamente el 24 de marzo de 1976, golpean la puerta de su casa, se presenta el Cte. de Gendarmería Nacional Borges Do Canto y un oficial de la Policía de la Provincia en un vehículo de Empresa Minera Aguilar y lo trasladan a la Comisaria en donde se encuentra con Efrain Guzman, su hermana, el esposo de esta Angel Rozo» los demás compañeros del Sindicato iban llegando»; le toca compartir la celda con Valeriano y Sosa. Escucho que decían que a los más peligrosos los trasladaban a La Quiaca. Una vez allí los dejan en «la torre» para luego esposados y en camioneta de la Minera llegan hasta el RIM 20, por unas dos horas cerca de la medianoche pero ya vendados los ojos y en un vehículo grande donde había gente de Jujuy los llevan al penal de Gorriti. Van al Pabellón 1, incomunicados por 45 días. Mariano era el Tesorero del Sindicato por lo que le requerían los cheques, ante su negativa sembraron la discordia entre los compañeros haciendo correr la voz que apenas rindiera las cuentas y entregara el dinero quedarían en libertad. Finalmente» el interventor del Sindicato, mi señora, el oficial de la cárcel y yo en la sede del gremio de Jujuy me entregaron el arqueo (tenia superávit)». Luego cuenta haber sufrido dolor de muela y cuando lo llevan a la enfermería ve a dos jovencitas, casi niñas y supo que eran estudiantes de secundario de Libertador. También recordó haber visto a Armando Tilca, Dr.Aredez, Dr. Moises que habían estado en Guerrero y las muestras de la tortura sufrida era visible en sus cuerpos. Otros prisioneros eran comerciantes quiaqueños: Salomon Abdenur, Exeni, Sivila a quienes quitaron toda la mercadería. También tiene en su memoria a «Caracortada del Ejercito que parecía tener mayor peso que el propio jefe de la Penitenciaria».

La Iglesia Católica pudo mostrar cara y contracara. Los Mineros coinciden cuando hablan de Monseñor Marquez Bernal como el que les salvo la vida, el que se preocupo por ellos e intervino a su favor. En cambio Monseñor Medina es la persona que mas desilusión les dio. Los hacia besar el anillo arrodillados para» confesarlos».

El traslado posterior fue en avión a La Plata. Engrillados de cuclillas fueron golpeados durante todo el viaje además de sufrir la tortura psicológica de burlas o de una tentativa de arrojarlos al Rio de la Plata. Les sacaron relojes y anillos que nunca fueron devueltos. En el penal los esperaba el «callejón de la muerte»(doble fila de uniformados y al paso de cada detenido se le propinan golpes). Los primeros 40 días en condición de incomunicados. Pudo recibir la visita de su esposa que llego hasta el Ministerio del Interior para averiguar por él.

También resalta que fue la Empresa Minera Aguilar quien los entregó.

Rubén Cari

El testimonio de Rubén Cari se desarrolla con voz fuerte y firme, graficando en el tono el dramatismo de los momentos vividos. 24 de marzo de 1976 a las 07.00 de la mañana es detenido por personal de Policía de la Provincia, luego se hace cargo Gendarmería Nacional en la persona del Cte. Borges Do Canto, se encuentra en la comisaria con otros de sus compañeros en la misma situación: Guzman, Rodriguez, Espinoza, Rozo. El trayecto ya contado por testimonios anteriores: Escuadrón 21 La Quiaca, a la madrugada al RIM20 Jujuy donde se hace cargo de los detenidos personal del Ejercito Argentino y maniatados los llevan al Pabellón 1 del Penal de Gorriti quedando incomunicados. Relata que lo castigaron con 15 dias mas de incomunicación por burlar el control del silencio y lograr pasarse un periódico desde la celda de planta baja a la de Primer Piso. Menciona que vio a Guillermo Snopek, Dr Aredez, Dr. Ovando, Washington Cruz, Venancio Cabana. Sabe el nombre de sus verdugos: Jones Tamayo, Ortiz, Vargas tanto como el de quienes maltrataron a su esposa y a las esposas de sus compañeros: Bulacios y Braga.

Cuenta que una madrugada escucho ruidos irrumpen las celdas hombres con uniforme gris, después supieron que era la Guardia Nacional. Nuevamente el maltrato y la violencia. Cargados en camiones marchan hacia el aeropuerto el Cadillac donde un soldado conscripto lo reconoce y logra llevar el mensaje a su hermana. Los recuerdos manejan la emoción de Cari al enumerar tanta humillación del viaje en avión hasta La Plata. Engrillados, imposibilitados de moverse, acusados de acciones no cometidas, golpeados en su cuerpo y en su orgullo, la recepción era el «callejón de la muerte». En el Penal 9 nos dividieron 3 por celda, dos veces por semana sufrían requisa y con ella golpes e insultos.

«Hoy estoy contento. Después de mucho esperar llego lo que necesitábamos: Justicia para todos en Mina Aguilar. La Empresa fue responsable junto con Gendarmería, Ejercito y Policía de desmantelar de representantes a los trabajadores» dijo como cierre de su declaración en la que reiteradas veces se enorgulleció de ser peronista.

Roberto Quiroga

El último testimonio de esta 8va jornada fue de Roberto Quiroga, quien conto que personal de Gendarmería Nacional lo detuvo camino a su trabajo, al día siguiente fue trasladado a la Policía Federal de Jujuy y de allí al Penal de Gorriti a cargo del PEN, como el resto de los mineros incomunicado por 45 días. Su fortaleza no resiste cuando nombra a sus 3 hijas pequeñas por esos días. Es en la cárcel donde se enteran que la Empresa Minera El Aguilar los dejo cesantes. Nuevamente la figura de Monseñor José Marquez Bernal muestra la bondad de su accionar comparado con Monseñor Medina que quería obligarlos a decir que eran los que tiraban bombas o que eran comunistas. En cambio su recuerdo quedo bloqueado al pretender enfrentar el nombre de sus torturadores.

Receso

Al finalizar la Jornada, el Presidente del Tribunal Dr. Rene Casas, informa que la Audiencia del 23 de agosto será traslada al sábado 25; en cuanto a la solicitud de la Defensa sobre el acceso a material fílmico actas y grabaciones, podra hacerse cada 15 dias. Informa que el testigo Mariano Rodriguez deposito el Acta de Arqueo de Caja quedando a disposición de las partes para su incorporación a la causa.

Por su parte la Fiscalía insistió en retirar la prisión domiciliaria a Mariano Braga. En tanto que el abogado de la Defensa Ricardo Vitellini pidió que se deje constancia que los testigos no permanezcan en la Sala.

Las Audiencias se reanudan en la segunda semana del mes de agosto.