Jujuy. El Consejo de Organizaciones Aborígenes de Jujuy (COAJ) abogó por la efectivización del derecho a la consulta previa, libre e informada; exigió la aplicación de los derechos colectivos de los pueblos indígenas en Jujuy y bregó por una visión de desarrollo con calidad «en línea con la filosofía del buen vivir».

Tras recordar que ayer se conmemoró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, la presidenta del consejo, Natalia Sarapura, sostuvo que urge una aplicación efectiva del derecho a la consulta a los pueblos indígenas de Jujuy, tal como lo prevé la Constitución Nacional, el Convenio 169 de la OIT y la Declaración Universal de los Pueblos Indígenas.

Indicó la dirigente que las definiciones en torno a los procesos de desarrollo, deben estar precedidas por las consultas a las comunidades y para ello deben establecerse procedimientos, respetando la característica de esta consulta y en el marco de las definiciones ya realizadas por la CIDH. El desconocimiento de este derecho, advirtió Sarapura, «aguzará las tensiones y derivará en conflictos que pueden prevenirse si la institucionalidad estatal y sus autoridades respetan el derecho vigente referido a la consulta».

La dirigente remarcó que este año la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA  advirtió que «los Estados deben garantizar que los pueblos indígenas sean consultados sobre los temas susceptibles de afectarlos, teniendo en cuenta que esta consulta debe estar dirigida a alcanzar un acuerdo en relación a las acciones administrativas o legislativas que tengan un impacto sobre sus derechos».

Recuperando las recomendaciones de la CIDH, Sarapura destacó que el derecho a la consulta y el deber estatal correlativo, se vinculan con múltiples derechos humanos individuales y colectivos. Además de manifestar el derecho a la participación, el derecho a ser consultado es fundamental para el goce efectivo del derecho a la propiedad comunitaria sobre las tierras que han usado y ocupado tradicionalmente, y también se relaciona con el derecho a la identidad cultural, en la medida en que la cultura de estos pueblos puede resultar afectada por las decisiones estatales que les conciernen.

Observó que este derecho a la consulta tiene especial relevancia en los proyectos de desarrollo e inversión y en la implementación de concesiones extractivas, como las mineras ya que esos proyectos o concesiones «al menoscabar los recursos naturales que allí se encuentran, pueden afectar la supervivencia y la integridad cultural de los pueblos indígenas».

Cabe indicar que la CIDH exhortó a los Estados de las Américas a «adoptar las medidas de derecho interno que sean necesarias para reconocer, y especialmente para hacer efectivo en la práctica el derecho fundamental a la consulta previa, y en aquellos casos definidos por la jurisprudencia interamericana, al consentimiento previo, libre e informado de los pueblos indígenas frente a las decisiones susceptibles de afectar sus derechos o intereses», señaló Sarapura.

El secretario general de la ONJU, Ban Ki Moon, quien se reuniera con Natalia Sarapura en su última visita a la Argentina en el marco de esta jornada, urgió a los estados a reforzar los derechos de los pueblos indígenas y pidió a los países adoptar medidas concretas para afrontar la marginación, la pobreza extrema y la pérdida de tierras y recursos que sufren estas comunidades.

Ban Ki Moon durante su reciente visita al país, se entrevistó con 10 líderes de la sociedad civil, entre los cuales fue elegida Natalia Sarapura. En esa oportunidad la presidenta del COAJ le  solicitó un Tercer Decenio sobre Pueblos Indígenas, para profundizar el reconocimiento de los sectores más vulnerables dentro del mundo indígena, las mujeres y los niños.