De la comunidad aborigen de Carahuasi y demás comunidades a todas las personas que ayudaron a cerrar la mina y a la Biblioteca del Pueblo Pocho Lepratti: Yo Enrique Silva Mamaní, como cacique de la comunidad de Carahuasi, Pan de azúcar y demás comunidades, siento la necesidad de expresar lo que mi comunidad siente sobre el cierre de la mina y la contaminación de nuestro suelo y sangre.
Artículos relacionados: ► Natalia, maestra por la vida: “Un desparramo que terminó bien”Retiraron residuos peligros de la ex mina Pan de Azúcar

Cartel de advertencia en Abra Pampa, cerca de Carahuasi Poco sé expresarme en el español, pero estamos grandemente agradecidos por habernos ayudado y hemos agradecido a la Pachamama por tener hermanos blancos de corazón sincero como ustedes, pero queremos expresar también nuestro sentir.

La mina Pan de Azúcar, el Aguilar y Pirquitas hace más de 15 años que contaminan nuestra sangre y nuestra tierra: ¿Por qué se preocupan tanto ahora? Cuando supimos que nuestra situación llegó a oidos de los porteños y que hasta en España se preocupaban por nosotros y pensamos: ¿no rabian ellos que todavía viven los antiguos dueños de la Tierra?, ¿por qué no pensaron en nosotros antes si todos saben que existimos?. Ahora por más que recibamos tratamiento, seguiremos enfermos y tal vez nuestra muerte sea causada por alguna enfermedad relacionada con el plomo. La mina cerró, pero nosotros seguimos enfermos y ustedes no. Hace mucho tiempo reclamamos por eso pero tuvo que enterarse Buenos Aires para que cerraran la mina ¿acaso nuestra voz no se oye? Hasta nuestros hermanos de ciudad jujeña nos ignoran, ¿por qué mandan ahora camiones llenos de juguetes, alimentos o remedios? Hace años tosemos hasta sangrar y nuestros hermanos collas mueren por la peste del cáncer que traen los blancos. Nadie que ni viva aquí puede saber lo que siente una mujer parturienta al tener que esperar horas un vehículo para ir a un hospital, los pulmones de nuestros niños son de una persona de 60 años, y muchas mujeres han sido condenadas por el plomo a no poder tener más hijos. ¿No sabían que existíamos antes?, ¿por qué no se acuerdan de que la tierra nos pertenencia de antes que los blancos nos aniquilaran? Mi tatarabuelo era Capañac Tucrituc (admin de caminos) y yo soy cacique orgulloso de mis antepasados incas y aymarás. Desde ese tiempo veo como nos ignoran y nos desconocen,veo como se llevan nuestro mineral.Pero somos pacientes,como dice la maestra Natalia; tenemos aguante: Soportamos la indiferencia y la aniquilación: Nuestra ley dice:»dar lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta». Solo queremos vivir en el silencio de wuyra huasi (antiguo silencio),criando nuestros animales,hilando nuestra ropa, aprendiendo de la tierra. Entristecimos cuando la maestra Natalia enfermóse, porque ella nos escuchó, aprendió nuestra lengua y respetó la Pacha y orientó a los más jóvenes. Nos abrazamos con ella cuando vimos pasar los camiones llevandóse los desechos de la mina, pero todos sabemos que seguiremos enfermos. No nos tengan lástima, hemos defendido con nuestra sangre la tierra que hoy pisa el blanco y somos alegres,y mientras tengamos un pedazo de tierra tendremos todo.La Pacha ,que bendice a todos por igual los bendecirá por que se han acordado de nosotros y por que nos hemos hermanado. Nosotros seguiremos enfermos y en Bs. Ars. ni sabrán como viven y mueren los antiguos dueños de la tierra. La maestra sabrá darles en nuestro nombre y en el de los que murieron por el plomo, un abrazo de hermanos, y aquí, entre cerros y quebradas, seguirá llorando el Inca, el colla y el llanto llevado por el viento será bendición para ustedes por su grandeza y sentir, de hombres blancos. Pero nosotros, los dueños de la tierra, seguiremos enfermos, eso no nos duele tanto como el olvido.

Enrique Silva Mamaná
cacique ayllu carahuasy)
Jujuy