«La gente que le gusta vivir entre los pajaritos y el aire limpio que después no venga a decir quiero doscientas rutas, quiero veinticinco kilómetros de puentes, quiero tener autopista y toda la plata tiene que salir de donde justamente se produce la riqueza de la provincia». La larga frase del ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar, está destinada a tener un eco considerable en la opinión pública, en el contexto del ya caldeado debate sobre la megaminería y el Marco Regulatorio.

Fuente: Rawsonline

«Seguramente mucha gente que dice no a la minería tiene en su dedito un anillo de oro. Acá no hay que ser hipócrita», agregó el ministro.

Yauhar, en declaraciones que formuló a mediados de la semana pasada a la FM Del Lago, de Esquel, se reconoció como un dirigente «prominero», pero «no desde ahora» sino desde los tiempos en que fungía como jefe de Gabinete en el primer gobierno de Mario Das Neves.

El funcionario consideró que la apertura chubutense a la megaminería, debe llegar «acompañada por un desarrollo social importante», aprovechando la capacidad económica de ese tipo de empresas para el financiamiento de otros sectores productivos.

El ministro de Agricultura puntualizó que deberían ponerse sobre la mesa de discusión, cuestiones como «si en la zona de Gan Gan, Blancuntre o Gastre, la minería acompaña un desarrollo social importante», lo que se daría «si logramos que las empresas mineras hagan perforaciones de agua» que sirvan para «garantizarle a la gente cuatro o cinco mil hectáreas bajo riego para hacer forraje y recuperar la ganadería; y así cambiar el eje económico de esa zona, que hoy es inviable, y (así) garantizar la supervivencia de la meseta por los próximos 500 años».

«Ese -subrayó-, es el debate y no el debate absolutamente coyuntural que se quiere plantear respecto a minería si o minería no porque eso es una falacia y seguramente mucha gente que dice no a la minería tiene en su dedito un anillo de oro. Acá -recomendó-, no hay que ser hipócritas».