El titular de la empresa estatal chubutense Petrominera, Oscar Crettini, explica que tiene tres empleos pero que sólo cobra en uno y admite sin ponerse colorado, que le dio empleo a su mujer, su hijastro y un cuñado. Que no vive en Comodoro, sino en Madryn donde Petrominera le paga el alquiler de la vivienda. El funcionario es uno de los que se ocupan, junto a su esposa y otros funcionarios, de publicitar en diversas localidades de la provincia, las bondades del proyecto de marco regulatorio de la minería del gobernador Martín Buzzi.

 

Fuente: diario Joranda

Mano a mano con Jornada. Cretini dio explicaciones.
En mi vida he sido sumamente prolijo y, además, jamás me hice de lo que no me corresponde», se apura a aclarar Oscar Cretini, interventor de Petrominera, director de YPF y empleado de planta permanente del Senado de la Nación (de licencia sin goce de haberes), quien cuestionó una publicación de Jornada del martes pasado, en la que se daban detalles de su gestión al frente de la empresa estatal chubutense, en la que contrató a varios familiares.

«Me escracharon como que percibo tres sueldos», se queja Cretini, aunque Jornada nunca publicó eso. «Mi trabajo en el Senado fue resguardado con la disposición correspondiente firmada por el Senado donde se me otorgó una licencia sin goce de haberes por el desempeño de un cargo de mayor función, esto es normal y corriente en toda la Administración Pública», explicó Cretini durante una entrevista con Jornada.

– La designación en el Senado es de septiembre de 2011. ¿Cuándo le dieron la licencia sin goce de haberes?
– Me la dan desde el día 12 de diciembre, que es el día que coincide con el decreto de nombramiento en Petrominera. Como interventor recibo un salario que es público, con las mismas cargas que traía el directorio anterior.

– ¿De qué nivel salarial estamos hablando?
– Creo que son 19 mil y pico de pesos. No sé si llega a 20 mil pesos con todos los cargos que figuran en un acta del directorio anterior.

– Cuando se lo designó director de YPF se dijo que no era compatible con su cargo en Petrominera. ¿Cómo quedó zanjada esa situación?
– Fiscalía de Estado tiene un dictamen y dice que no es incompatible. Y, a su vez, clarifica que deberá percibir un solo ingreso por más que sean múltiples actividades. Ese único ingreso es el que le acabo de decir de Petrominera. Además, para clarificar, lo que en su momento largó Clarín y ustedes lo repitieron, no existe el sueldo de 177 mil pesos para un director de YPF. El monto de un director de YPF es de 37.800 pesos, eso quedó bajo acta número 326 del 26 de julio del directorio de YPF.

– ¿Y usted está cobrando el salario de director de YPF o el de Petrominera?
– Sigo percibiendo el salario de interventor de Petrominera.

– Jornada publicó la relación familiar con algunos integrantes de Petrominera. Por ejemplo, el caso de su esposa, la economista Rita Jordán.
– Ella, como coordinadora de lo que es Desarrollo Sustentable dentro de la empresa, tiene un contrato ad honorem, no percibe ningún tipo de retribución.

– ¿Y por qué un contrato ad honorem?
– Porque si no existe un contrato ella no podría estar accediendo a información, a desarrollar programas y, en alguna medida, a representar a la compañía. Y ad honorem porque ella como profesional, como economista que es, tiene su propia tarea, y como es independiente la sigue desarrollando con normalidad.

– ¿Usted entiende que al tratarse de su mujer genera comentarios?
– Lo que no entiendo es por qué en esta provincia, en donde la familiaridad en las actividades ha sido y es pública y notable, justo se han percatado en este caso. En un momento donde se larga al ruedo todo un mecanismo y un esquema que propone el gobernador de difundir lo que es un marco regulador y de trabajarlo en profundidad y de poder debatirlo y bajarlo a la comunidad, en donde sacan a relucir el tema de la familiaridad, cuando ni siquiera reconocen o, peor aún, se meten en aspectos que rayan con la vida privada de cada uno de los que contribuyen o forman parte de mi equipo de trabajo. Pero como modo aclaratorio, todos los que han sido contratados son gente proba dentro del ámbito para el cual ha sido contratado. Y para aquellos que dicen que traje gente de afuera, les tengo que comunicar que del ámbito de Comodoro han ingresado ocho profesionales. Y le explico por qué: cuando yo asumí la intervención, la empresa tenía dos abogados, no tenía ningún profesional técnico que pudiera atender los temas, y el resto eran empleados de los cuales solamente la mitad iba a trabajar y la otra mitad hacía años que le habían pedido que dejaran de ir pero igualmente percibían haberes. Esto forma parte de una auditoría, por supuesto. Además, se les reconocía por facturación como si fueran monotributistas a gente que era, a su vez, empleada de algún Ministerio. Entonces tenían doble tributación por parte del Estado: de un Ministerio y de una empresa estatal. Toda esta situación quedó documentada y fue borrada de cuajo, se inhabilitó este tipo de prácticas, se convocó a los que no estaban viniendo a trabajar a que se presentaran de manera inmediata, y el resto pasó a cubrir servicios por licencias sin goce de haberes en otros ámbitos, como por ejemplo el municipal.

– ¿Hay un hijo de su mujer que es empleado de Petrominera?
– Es la persona que yo contraté para que no sólo controle y reconstituya un mecanismo de compras que fuera transparente y no como el que traíamos anteriormente. Y, a su vez, es la persona que está trabajando en el nuevo esquema de reaprovisionamiento de combustibles en la relación YPF-Provincia-Petrominera para tener una ampliación de las bocas de expendio de Petrochubut.

– ¿Estamos hablando de Lucas Goldfeder?
-Sí.

– ¿Y Alberto Jordán, que es hermano de su esposa, también cumple tareas en Petrominera?
– Él conforma una sociedad la cual fue nada más que puntualmente solicitada para que auditara lo obrado en lo que fue la reversión de áreas petroleras. Es un tema puntual que yo necesitaba que lo auditara una empresa extra cuencal, alguien con expertise que me pudiera auditar todo lo que estaba certificándose ante Repsol. Y extra cuencal significa que no sea de la misma cuenca, para no quedar sujetos a ciertas suspicacias de que gente de la misma cuenca pudiera llegara a ser benévola con aquellos con los que nosotros teníamos que terminar de una vez por todas, en cuanto al deterioro y el vaciamiento de los yacimientos.

– También ha habido comentarios sobre su domicilio. ¿Usted vive en Comodoro o en Puerto Madryn?
– En Puerto Madryn. No sé cuál es el problema del domicilio. Es el que creo me conviene más para la gestión que se me encomienda.

– ¿Por qué le conviene vivir más en Madryn que en Comodoro si usted es interventor de Petrominera?
– Por una cuestión de orden. Las primeras acciones que fueron llevadas a cabo, justamente, iban a tener como epicentro una relación mucho más directa con el Gobierno provincial, en un ámbito donde fuera hasta logísticamente más rápido poder desplazarme porque gran parte de la gestión iba a ser llevada adelante en ámbito de la Capital Federal. Y, además, por una cuestión de disponibilidad múltiple de acceso por vuelos y también por tierra. Cuestión que Comodoro, si usted analiza los últimos tres meses, prácticamente en diez oportunidades gente que se había trasladado quedó aislada por falta de ingreso de los vuelos y por nevadas en la ruta. Ahora, si eso también es cuestionado, me parece que ya la están buscando el pelo al huevo.

– ¿Por todas estas razones se debe entender que el alquiler de la casa en Madryn lo paga Petrominera?
-Sí, por supuesto. Como les ha pagado a todos los presidentes anteriores.