Acuerdan con el rechazo a los proyectos de megaminería metalífera propiciados por el Gobierno nacional y provincial que se viene planteando y plasmando desde hace años en documentos de la Convención Provincial. Afirman que no son la solución a las carencias laborales ni a los conflictos sociales de nuestra provincia y que «añaden otros problemas a los ya existentes, y desnudan la falta de políticas públicas de desarrollo productivo de los últimos gobiernos, que contaron con recursos millonarios y no supieron gestionarlos para crear fuentes de trabajos estables y genuinas».

Fuente: Puerta E

26/06/2012. En la localidad de El Hoyo, a los 23 días del mes de junio de 2012, se reúnen militantes radicales de siete localidades chubutenses, quienes suscriben este documento. Ellos son: Oracio Saihueque, Andrea Cotut, Norma Fernández y Leo Antonio Chacón, de Epuyén; Marcelo Ballerini y Julio «Perico» Martínez, de El Maitén, Horacio Quinteros y Alejandro Medina, de Cholila; Mercedes Huenchupán, Jacqueline Caminoa y Marcelo Giusiano, de Lago Puelo; Hernán Díaz Varela, de Trevelin; Andrea Villegas, Humberto «Rulo» Villivar, David Ramos, Carlos Longarzo, «Caco» Chayep, Carlos De Bernardi y Daniel Peláez, de Esquel; y los anfitriones de El Hoyo, María Isabel Aguirre y Ulises Neculmán.

También adhirieron expresamente a esta convocatoria correligionarios de Gualjaina, Gobernador Costa, José de San Martín y Sarmiento, quienes no pudieron concurrir debido a los inconvenientes de suministro de combustible y las condiciones climáticas de la región. La convocatoria se hizo extensiva a todos los radicales de la cordillera, la meseta, región sur y la costa, a dirigentes, afiliados y simpatizantes.

Ante la situación interna del partido en la provincia, e impulsando un proceso de integración de militantes, se ha planteado desde las bases radicales una renovación, no sólo de nombres sino además, y fundamentalmente, de prácticas políticas. No se pueden pretender resultados diferentes haciendo lo mismo.

En primer término, expresamos nuestro rotundo desacuerdo con la propuesta de elección directa de las autoridades partidarias. Consideramos que el actual sistema de elección por delegados mantiene la representación de los comités de las localidades más chicas. Simplemente, hay que cumplir con el democrático procedimiento establecido en la Carta Orgánica Provincial.

Por otra parte, todos los presentes acuerdan con el rechazo a los proyectos de megaminería metalífera propiciados por el Gobierno nacional y provincial que se viene planteando y plasmando desde hace años en documentos de la Convención Provincial. Tampoco acordamos con otros proyectos mineros que generan contaminación en nuestras comunidades. No son la solución a las carencias laborales ni a los conflictos sociales de nuestra provincia. Es más, añaden otros problemas a los ya existentes, y desnudan la falta de políticas públicas de desarrollo productivo de los últimos gobiernos, que contaron con recursos millonarios y no supieron gestionarlos para crear fuentes de trabajos estables y genuinas.

También debemos hacer conocer a la opinión pública las agresiones recibidas por los militantes de nuestro partido que resisten el avasallamiento de amigos del gobierno que se apropian de tierras fiscales, bosques nativos y recursos hídricos. Invitamos a nuestros legisladores provinciales y nacionales a ocuparse activamente de esta problemática que afecta a toda la comunidad.

Expresamos también nuestra adhesión a la propuesta de derogación del Impuesto a las Ganancias para la categoría correspondiente a trabajadores en relación de dependencia, porque constituye un verdadero impuesto al trabajo. El salario no es ganancia, es el sustento de nuestras familias.

Queremos la participación de la gente joven, y para ello debemos comprometernos con la lucha política, sin pensar permanentemente en el corto plazo de la siguiente elección ni correr tras un cargo, sino planteando una militancia constante. Hoy, desde la representación de la minoría, el radicalismo tiene la obligación de ejercer la sana crítica de las acciones de gobierno, de renovar sus propuestas hacia la sociedad y, fundamentalmente, de consolidar la actividad política en cada pueblo, a través de los comités y desde los lugares que cada uno de los militantes ocupamos en cada comunidad.

La reconstrucción debe hacerse desde abajo hacia arriba. La convocatoria debe ser amplia, ya que los partidos políticos y sus expresiones locales, los comités, no son clubes de amigos.

La política debe dejar de ser un plan de ahorro, donde los que tienen dinero llegan por licitación y los militantes por sorteo.

Desde El Hoyo, en la casa de un militante radical, 23 de junio de 2012.