En Paso del Sapo NO HAY YACIMIENTOS. Se sospechaba desde un principio. Al menos así lo afirmarían algunos «arrepentidos» mineros. En Paso del Sapo NO HAY NADA que les interese a las mineras, excepto por una cosa: NECESITAN QUE ALGÚN PUEBLO ESTÉ A FAVOR PARA IMPULSAR EL MARCO REGULATORIO y luego abandonar el lugar para avanzar en otras regiones.

 

Por Juan Zuoza * publicado en Puerta E
Todo sería circo, nada más que circo. El sector minero habría juntado fuerzas (dinero) para «entusiasmar» a pueblos del interior, allí donde la información no llega, donde el Estado abandonó a los pobladores por décadas y donde a ningún gobierno le interesó generar actividades productivas.

Y ya hay antecedentes: Cuando se produjo el estallido social en Esquel y en la comarca, allá por el 2003/4 , de un día para el otro… oh casualidad!!! Habían anunciado que descubrieron nada menos que TRES yacimientos de oro en Gobernador Costa, otro en Tecka y otro en Gualjaina!!!

Es decir que este tipo de engaños para buscar apoyo de las comunidades ya tiene varios antecedentes y el sector minero sigue tomándole el pelo a la gente, ilusionándola y mintiéndole descaradamente con fantasías de «progreso» y «bienestar».

Y es así de fácil para ellos: ante cualquier problema, de golpe encuentran algún yacimiento trucho para alimentar de nuevo el circo. De hecho, no me extrañaría que luego de publicar esta nota aparezca algún «yacimiento fabuloso, único e inigualable» en cercanías a Paso del Sapo, inventado por alguna minera.

De esta manera es como el sector minero fue a reemplazar el rol del Estado, llevando dinero fresco a pueblos totalmente abandonados… pero… ¿Por cuánto tiempo???

El sector minero contaba con dos propósitos o herramientas: 1) Una enorme cantidad de dinero para montar el show; 2) Un plazo para que se apruebe el marco minero y así avanzar en OTRAS zonas, lejanas de donde llevaron sus espejitos de colores.

Con el dinero se han alquilado propiedades, campos y vehículos, mostrando su «esplendor» en comunidades desamparadas. Organizaron asados y fiestas populares. Y mucha gente les creyó. La gente no tiene la culpa. Los pobladores son totalmente inocentes. Los pobladores cayeron en la trampa y los hicieron creer que iban a progresar, que iban a tener este ficticio «bienestar» (para algunos, no para todos) para siempre.

Pero ahora hay un gran problema, un ENORME problema: el sector minero TIENE LOS PLAZOS VENCIDOS. Si, efectivamente, tiene los plazos vencidos. Inmediatamente después de las elecciones de 2011 salieron corriendo a la legislatura para aprobar el marco regulatorio minero que les permita saquear y contaminar a toda la provincia.

Sin embargo NO PUDIERON. La presión de todos los chubutenses y las interminables negociaciones internas hicieron que todo se retrase.

Pero «los gastos» del circo montado en pueblos del interior seguían acumulándose. Es que, si todo salía como ellos lo planeaban, esos «gastos» iban a ser absorbidos por el Estado. Sí, nada menos que por TODOS los habitantes de esta nación, ya que esos «gastos» –por la Ley minera- son devueltos por el Estado (es decir, por TODOS NOSOTROS) como «gastos de exploración».

Y el GRAN, ENORME, INMENSO problema es que SI NO HAY PROYECTO, NO HAY DEVOLUCIÓN, y las mineras perderían plata, se entiende???

Y Paso del Sapo se convirtió en un verdadero problema para el sector minero: ellos creían que haciendo circular dinero en una comunidad abandonada por el Estado, iban a tener «hinchada» y apoyo para aprobar el marco regulatorio. Pero esa «hinchada» les está costando muy caro y la gente se está empezando a dar cuenta de que NOY HAY YACIMIENTOS, y que todo sería un gran circo despiadado que juega con las necesidades de mucha gente que necesita trabajar.

La gran pregunta es: ¿Qué va a pasar cuando todo el pueblo se dé cuenta que habrían sido engañados de una manera cínica y perversa?¿ Qué va a pasar cuando se den cuenta de la magnitud del engaño? ¿Qué va a pasar con todos aquellos que de buena fe creyeron en las empresas mineras y agitaban las banderas del «si» a la mina? ¿Con qué cara van a mirar a la gente los «empresarios» que fueron a regalar los más crueles espejitos de colores?

Hoy mismo podemos evidenciar el juego perverso del sector minero en plena meseta: las mineras juegan a explorar, sabiendo que la explotación está prohibida. Para meter presión anuncian «su retirada», dejando a 70 familias en estado de desesperación.
A las mineras nunca les importó las familias. Solo las tratan como elementos desechables, contratándolas para proyectos ilegales y luego ponerles una patada en el trasero cuando no les sirven. Solo les sirven como elemento de presión para poder saquear. Todo es un gran circo. Todo es netamente mentira.

* DNI 23.968.540