Un ex empleado de la minera La Alumbrera, ubicada en Andalgalá,Catamarca, realizó graves denuncias de amenazas y persecución por hablar en contra de la misma. Juan Lopez, que trabajó en la minera durante doce años, denunció a la multinacional por diferencias de haberes y al mismo tiempo presentó un proyecto para que la provincia de Catamarca obtuviera más beneficios de esta actividad y más control por parte de la Dirección de Minería, pero el proyecto nunca se trató y a cambio fue despedido de su trabajo.

En diálogo con RADIO MAXIMA, Juan relató que «como se maneja la minera acá en Catamarca, es impresionante, compra todo tipo de voluntades y calla a todas las personas.

He trabajado doce años, pero me han despedido por hablar, a mi y a mi compañero se nos han cerrado las puertas en todos lados, en toda la provincia, soy topógrafo y me piden que levante mi denuncia contra la minera si quiero volver a trabajar en algún lado, todo lo que se maneja acá es una mafia, nos han amenazado, pintado las paredes de nuestras casas, y hasta nos han propuesto ponernos una fábrica de galletitas o lo que sea o trabajar en la Dirección de Minería a cambio de que nos callemos la boca.

La minera hace catorce años que está acá y hasta la iglesia está a favor» confirmando luego que el Obispo de Andalgalá se pasea en una 4×4 comprada por La Alumbrera. «Ellos compran voluntades haciendo donaciones de dinero a las universidades, computadoras a las escuelas o ambulancia y camionetas para el intendente» acotó, agregando que en Belén y Andalgalá es dónde más se nota la contaminación ambiental y que hay muchas demandas pero están cajoneadas» dijo.

Consultado sobre la actitud de los medios de comunicación con respecto a este tema Juan respondió que «nadie habla de la minera, fuimos a las radios, a todos los medios pero nos cerraron las puertas, ninguno puede decir nada, por eso los ambientalistas de Andalgalá están haciendo una resistencia tremenda, son muy pocos y no pueden hacer nada, estas multinacionales se llevan todas las riquezas de nuestra tierra y dejan dos monedas» finalizó.