por Daniel Blanco (PO 612 – 17/12/98)

La explotación minera de Bajo La Alumbrera, el emprendimiento más importante de Argentina y uno de los más importantes de América Latina, se dijo que iba a traer el progreso ilimitado a los pueblos del interior provincial, y a eliminar la desocupación. Nada de eso ha ocurrido.

Regalías

En lo que tiene que ver con el pago de regalías provinciales de los pulpos beneficiados, el mensuario catamarqueño El Ojo en la Tinta de junio último, plantea que «Tomando como punto de referencia el primer pago realizado el mes pasado por la empresa en concepto de regalías —1.684.000 dólares— a lo largo de los 20 años de vida útil de la mina, Minera La Alumbrera pagará 134.720.000 pesos. Esta cifra es un verdadero chiste para la multinacional ya que representa el 0,00013% de las ganancias previstas para el 2.017, es decir 10 mil millones de dólares. Si la posición de la provincia tiene resultado, la suma por regalías llega a 254.720.000, es decir, el 0,0025% de los ingresos de la multinacional».

Es que aunque la empresa ha intimado a la provincia a que modifique la ley provincial, por la vía de los hechos está pagando de acuerdo con su interpretación y a un decreto de Menem que la respalda.

Es más, por presión de los pulpos mineros, la comisión de Minería de la Cámara de Diputados está impulsando una modificación a la Ley Nacional de Minería, (el artículo 22 bis) por el cual se establece que «a las regalías de la empresa se le restarán cinco categorías de costo, a saber: costos de transporte, flete y seguros hasta la entrega del producto, menos los correspondientes al proceso de extracción del mineral hasta la bocamina; los costos de trituración, molienda, beneficio y todo proceso de tratamiento que posibilite la venta del producto final; costos de comercialización hasta la entrega del producto logrado; costos de administración hasta la entrega del producto logrado menos los correspondientes a la extracción; y costos de fundición y refinación» (El Ancasti, 6/12). El diputado menemista, Edmundo Soria, llegó a sostener «que aplicando esta metodología —precio del producto menos costos— puede ocurrir que el resultado sea negativo, y en consecuencia, las regalías no tendrían valor alguno» (ídem). Es por este motivo, que «ahora se quiere que se reconozca un piso para las regalías… pues a este paso estaremos peleando para no tener que compensar a las empresas cuando los números les resulten negativos» (ídem).

Superexplotación

La construcción de la mina estuvo a cargo del pulpo yanki Fluor Daniel, que usó los servicios de SADE, de Gregorio Pérez Companc. El mensuario El Ojo en la Tinta señala que «en la construcción de la mina se emplearon 1.000 trabajadores catamarqueños y que, de ellos, sólo quedaron con empleo permanente 200, algunos trabajan en la operación y el resto contratado por empresas que tienen alguna vinculación con Minera Alumbrera». El secretario provincial de la Uocra señaló que «el pulpo constructor de la mina aplicó el mismo régimen que aplicaba a los trabajadores chilenos, o sea que no se abonaba las jornadas a los trabajadores que se encontraban enfermos, tampoco se otorgaba licencia por nacimiento o hijo o casamiento, como también por fallecimiento o para pagar los jornales en caso de feriados nacionales» (ídem). «El sueldo inicial para un aprendiz era de 450 pesos mensuales. El régimen de trabajo era de 12 horas diarias, 14 días corridos y 7 de descanso» (ídem).

Ecología

El Ancasti (6/11) da cuenta de lo ocurrido en una reunión de ejecutivos de Minera Alumbrera con empresarios catamarqueños. «El gerente de compras (de Minera Alumbrera) dijo no saber quién nos había metido tantos pajaritos en la cabeza en relación con el milagro que produciría a su alrededor la explotación minera… enfatizó que es un negocio y que en ninguna parte del mundo produjo milagros para los nativos de la región». Ante la queja de un representante empresario de Belén sobre los daños que estaban sufriendo las viviendas por la vibración que producen los enormes camiones del yacimiento, la respuesta fue «A la empresa no puede importarle que el paso de camiones le haga caer las muelas a Doña Rosa y también las viviendas, que, si no se han caído ya, se caerán dentro de poco, cuando lleguen los nuevos camiones, dos veces más potentes que los actuales…» (ídem). «También confirmaron que en el lugar del yacimiento quedará un enorme boquete… y que no resultarían menos dañados el camino que lleva al lugar y el medio ambiente» (ídem). Las denuncias sobre la destrucción ambiental se acrecientan día a día. «A partir de denuncias presentadas por pobladores de Vis Vis y Amanao (en el departamento de Andalgalá), la Fiscalía de Estado investiga a la empresa multinacional Minera Alumbrera por posibles filtraciones en el dique de cola, contaminación de la cuenca del río Amanao con desechos químicos y cultivos dañados. Los afectados por la actividad también advirtieron ante el gobierno provincial que la empresa no entrega agua potabilizada como había acordado con los organismos oficiales. Además, la cañería utilizada para extraer mineral suele taponar los ríos y provoca cortes en la ruta provincial (Clarín, 7/2).

Degradación

«Aumento de la cantidad de madres solas, denuncias de violencia familiar, incremento de la prostitución, son algunos de los resultados del diagnóstico realizado a vuelo de pájaro por trabajadores sociales que recorren la zona. El jefe del Departamento de Enfermedades Endémicas y Sociales, Héctor Guzmán, dice: no tenemos datos sobre aumento de casos de enfermedades venéreas, pero consideramos a las áreas de impacto de la minería como zonas rojas, donde ahora ponemos mayor énfasis en la prevención. Zonas rojas son aquéllas de alta peligrosidad para contraer Sida, blenorragia, sífilis, entre otras» (El Ojo en la Tinta, 6/98). «Desde la llegada de la minería, los belichos (vecinos de Belén), tienen a disposición tres nuevos prostíbulos» (ídem), esto, sin que al alto clero se le mueva la sotana. Sin embargo, el Obispo Miani, hace dos años, concurrió a la mina para desacreditar las denuncias realizadas por los obreros sobre malos tratos, el nivel de superexplotación y la mala alimentación.

Programa

Mientras que el gobierno del Frente Cívico, con la venia del saadismo y el Frepaso (en Catamarca, no se formó la Alianza), profundiza la entrega de la minería provincial (está en negociación la explotación de otros yacimientos —Agua Rica— aún más importantes que Bajo La Alumbrera), se acrecientan los ataques del Estado provincial contra la educación y la salud pública, se está a un paso de la entrega del Banco Provincial y del Agua y en las grandes empresas se están generalizando las suspensiones y despidos (Alpargatas).

El Partido Obrero plantea que es necesario luchar por un nivel de regalías del 50%. Sólo por esta vía se podrá contar con los fondos para dar salida a la miseria de las masas, a los altos niveles de desocupación, los bajos salarios, el rescate de la educación y la salud pública, y atender los problemas ecológicos y del medio ambiente.