La acción es en reclamo al intendente Perea por «no escucha los planteos de la ciudadanía en los cuestionamientos a la actividad minera contaminante» y porque «el Concejo Deliberante funcionaría más como un órgano adicto que como contralor».

La ciudadana Aída Diamante de Orellana, se encadenó hoy en el interior de la sede del Concejo Deliberante municipal, en reclamo por lo que considera permisividad del Gobierno municipal con la actividad minera.

Orellana reclama que el Poder Ejecutivo municipal, a cargo de José Perea, no escucha los planteos de la ciudadanía en los cuestionamientos a la actividad minera contaminante y que el Concejo Deliberante funcionaría más como un órgano adicto que como contralor.

Aída Orellana, de reconocida militancia política y social, integró grupos de Vecinos Autoconvocados y listas de candidatos de fuerzas provinciales, siempre llevando adelante la postura de reclamo por la actividad minera contaminante.

fuente: www.catamarcactual.com.ar