La compañía Monsanto, productora de herbicidas y otros productos químicos utilizados en todo el mundo, ha sido condenada en San Francisco a indemnizar millonariamente a una de sus miles de víctimas. El tribunal se basó en un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del año 2015. Se prevé una cascada de demandas. La empresa fue además acusada de producir y difundir falsos informes científicos. Recientemente fue adquirida por la compañia alemana Bayer. El producto tiene amplísimo uso en nuestro país en las fumigaciones para la producción de soja, pero también en huertas y jardines, registrándose numerosos casos de cáncer, pérdidas de embarazos, entre otras afecciones de diversa gravedad. Hace cuatro años la instalación de una planta de la empresa fue rechazada en Malvinas Argentinas, provincia de Córdoba.

Fuente: Associated Press, EFE y AFP

SAN FRANCISCO (AP) — Un jurado de San Francisco ordenó al viernes a la compañía Monsanto que pague 289 millones de dólares a un exjardinero escolar que padece cáncer, tras haber determinado que el popular herbicida Roundup -producido por la compañía-  contribuyó a su enfermedad.

La demanda de Dewayne Johnson es la primera de cientos de querellas interpuestas en tribunales federales y estatales que afirman que el Roundup causa linfoma no hodgkiniano, algo que Monsanto niega.

“Recibí mucho apoyo desde el comienzo de este asunto. Estoy contento de poder ayudar a una causa que me supera. Y espero que esta decisión comience a darle la atención que necesita”, reaccionó el demandante durante una conferencia de prensa.

Los jurados de la Corte Superior estatal estuvieron de acuerdo en que el producto contribuyó al cáncer de Johnson y que la compañía debió incluir un mensaje de advertencia sobre el potencial peligro para la salud.

Los abogados de Johnson pidieron y obtuvieron 39 millones de dólares como compensación y 250 millones de los 373 millones que solicitaron como indemnización punitiva.

“Este jurado encontró que Monsanto actuó con malicia y opresivamente porque sabían que lo que estaban haciendo estaba mal y lo hacían con poco aprecio por la vida humana”, dijo Robert F. Kennedy Jr., miembro del equipo de abogados de Johnson.

Johnson, un conserje de escuela de 46 años, fue diagnosticado en 2014 con un incurable linfoma no Hodgkin, un cáncer que afecta los glóbulos blancos de la sangre.

Según contó, durante su trabajo en una escuela en Bencina, California, entre 2012 y 2014, usó constantemente RoundUp y RangerPro.

La demanda está basada en los descubrimientos en 2015 del Centro Internacional de Investigación del Cáncer, un organismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que catalogó al glifosato, principal componente de los herbicidas, como “probablemente cancerígeno”.

El portavoz de Monsanto, Scott Partridge, dijo que la compañía apelará. La compañía siempre negó cualquier conexión entre el cáncer y el glifosato.

“Muy fácil ganar”

“Sentimos empatía con el señor Johnson y su familia”, dijo Monsanto en un comunicado tras la condena. “Defenderemos vigorosamente este producto con 40 años de historia que continúa siendo vital, efectivo y seguro para agricultores y otros”, agregó.

Pero el abogado de Johnson, Brent Wisner, dijo que el veredicto es una “apabullante evidencia” de que el producto es peligroso.

“Cuando estás en lo correcto, es muy fácil ganar”, señaló.

Wisner dijo que este caso será “la punta de lanza” de nuevas demandas que seguramente vendrán.

Es la primera vez que Monsanto, adquirido por la alemana Bayer, se encuentra sobre el banquillo de los acusados por los potenciales efectos cancerígenos de estos productos que contienen glifosato, una controvertida sustancia.

Y expertos coinciden en que el veredicto puede abrir la puerta a centenares de nuevas demandas.

Robert F. Kennedy Jr. -un abogado ambientalista, hijo del difunto senador de Estados Unidos y miembro del equipo legal de Johnson- se sentó en el tribunal detrás del moribundo, quien tenía la cabeza gacha.

“Creo que el veredicto desencadenará una cascada de nuevos casos”, dijo Kennedy, quien fue un defensor público de su causa. “El jurado envió un mensaje a la sala de juntas de Monsanto para que cambien la forma en que hacen negocios”, añadió.

Pero Partridge insistió en que no tiene intención de llegar a acuerdos en cientos de casos similares, asegurando que este veredicto impulsará a la compañía a trabajar más duro para demostrar que el herbicida es seguro.

“Es el herbicida más utilizado y estudiado en el mundo”, dijo. “El veredicto de hoy no cambia la ciencia”.

“Victoria para la humanidad”

Antes de que los jurados se retiraran a deliberar, Wisner pidió un “ajuste de cuentas” para Monsanto.

“La ciencia al final se puso al día y no hay cómo esconderlo más”, indicó en sus alegatos finales.

RoundUp, lanzado en 1976, es el principal producto de Monsanto y el glifosato es el herbicida más usado en el mundo.

“El veredicto es una victoria para toda la humanidad, para toda la vida en la Tierra”, indicó Zen Honeycutt, fundadora de la ONG Moms Across America. “La mayoría de nuestras enfermedades y pérdidas en la calidad del suelo, agua y vida silvestre responden a estos químicos tóxicos”.

Este juicio dañó la reputación de la compañía.

Registros revelados anteriormente por un tribunal federal dieron credibilidad a los reclamos de Johnson: correos electrónicos internos de la compañía con reguladores sugerían que Monsanto había escrito investigaciones fantasma que luego atribuían a académicos.

La empresa estuvo asociada a la modificación genética de plantas y a la fabricación del defoliante conocido como “Agente Naranja”, asociado al cáncer y otras enfermedades, y utilizado masivamente por el ejército estadounidense durante la guerra de Vietnam.

Bayer se defiende

Bayer, nuevo propietario de Monsanto, insistió este sábado en la inocuidad del glifosato, al día siguiente de una condena sin precedentes de la empresa agroquímica estadounidense por no haber informado sobre la peligrosidad de su herbicida Roundup.

Y a pesar de la decisión judicial que podría sentar jurisprudencia, el grupo farmacéutico alemán no detendrá la producción del glifosato, utilizado a nivel global en la agricultura por su eficacia y su bajo costo.

“Basándose en pruebas científicas, evaluaciones reglamentarias a escala mundial y décadas de experiencia práctica del uso del glifosato, Bayer estima que el glifosato es seguro y no cancerígeno”, declaró a la AFP un portavoz del grupo alemán, nuevo propietario de Monsanto.