Ambiente. El secretario del área, Germán Pratto, dijo que es decisión de la empresa si persiste en la instalación de su planta en Córdoba y repasó los principales motivos por los cuáles no fue aprobado el estudio:

 

 

Fuente: La Voz del Interior

Residuos sólidos urbanos

«La planta generaría unas 250 toneladas diarias de residuos sólidos (marlo, chala, restos de semillas, etc.) y no deja en claro qué tipo de disposición final realizaría», indicó el funcionario, quien graficó que esa cantidad de residuos equivale aproximadamente a los residuos que produce por día una ciudad de 250 mil habitantes.

Residuos peligrosos

«Si bien el estudio muestra un manejo correcto de las sustancias peligrosas dentro del proceso de secado de la semilla, después no queda claro cuál sería la empresa que se va a encargar de transportar y luego de tratar esos residuos», explicó Pratto.

Logística y tránsito

En este caso, el secretario explicó que para la entrada y salida de vehículos se deben realizar obras sobre la ruta A88 que ni siquiera se comenzaron.

Otros aspectos

La Secretaría también consideró que las pautas que rigieron la realización del informe fueron resultados de consultas y contraconsultas (proceso de ida y vuelta entre el Gobierno y la empresa), a las que calificó como «mínimas e indispensables para la evaluación de un emprendimiento de la magnitud e importancia del proyecto en cuestión».

También evaluó que la información presentada era «insuficiente, reiterativa y sin la profundidad técnica necesaria».

Según el dictamen de la comisión técnica, «los aspectos e impactos volcados en las sucesivas matrices de impacto ambiental acompañadas no son representativos de la actividad a desarrollar por la firma».

«Así, de la evaluación del Estudio de Impacto Ambiental se advierten impactos ambientales negativos relevantes que no fueron contemplados en las matrices de manera adecuada o bien no fueron incorporados. Por tal motivo, al no identificarse los impactos relevantes y sus consecuentes medidas de mitigación no pueden considerarse las mismas como instrumentos técnicos válidos. En este orden se puede mencionar, a modo de ejemplo: que en las matrices de impacto ambiental presentadas (realizadas con diferentes metodologías) no se consideraron aspectos con impactos severos, críticos o importantes, notoriamente predecibles para el tipo de actividad y magnitud del proyecto en cuestión», sostiene el dictamen.

DOCUMENTOS PARA DESCARGAR