Hasta debajo de las piedras. El alto precio de los metales puede convertirnos de nuevo en un país minero. Las mineras ofrecen inversiones millonarias por buscar debajo de las piedras ¿Son realmente rentables esos yacimientos o hay un interés especulativo?

Fuente: Televisión Española TVE

30/04/2012. Oro, uranio, estaño, zinc…El alto precio de los metales en las bolsas internacionales ha disparado el interés de muchas empresas mineras de todo el mundo por lo que se esconde debajo de las piedras. Minas que cerraron hace dos décadas por su baja rentabilidad quieren volver a abrir. Sólo en Extremadura se han concedido cerca de 100 permisos para buscar oro y uranio, entre otros metales.

Pedroso de Acim: el nuevo «El Dorado»

El pequeño pueblo cacereño de Pedroso de Acim ha hecho subir las acciones bursátiles de la minera Eurotin de capital canadiense. Afirman que en su término municipal podrían haber localizado una de las minas de estaño más grandes del mundo. Pero el condicional es importante, porque hasta dentro de 18 meses –cuando finalicen las prospecciones- no se sabrá el auténtico potencial de estaño que se esconde bajo Pedroso. El anuncio no sólo ha disparado las acciones de la empresa sino también las expectativas laborales de la comarca. En el Ayuntamiento se acumulan miles y miles de currículums y no cesa el goteo de gente que se acerca en busca de trabajo. Pero como dice su alcalde habrá que confiar en la generosidad de la naturaleza para poder tener mina y trabajo.

«El alto precio de los metales puede convertirnos de nuevo en un país minero.»

El uranio: Un codiciado objeto del deseo

En Retortillo (Salamanca) una empresa australiana pretende extraer uranio. Eso ha provocado fuertes tensiones en la comarca. Los del pueblo bendicen la mina porque -dicen- dará trabajo. En cambio, sus vecinos de Boada creen que el uranio es peligroso y contaminará las tierras. En otros pueblos como Saelices, que vieron como hace una década cerraba su antigua mina por baja rentabilidad, claman ahora por su reapertura. El paro también se ha cebado con estos pequeños pueblos que abandonaron hace años otras actividades por la construcción.

«Muchas empresas hacen anuncios de virtuales yacimientos para poder aumentar el valor de sus acciones en bolsa.»

Fiebre minera o pura especulación

En España en estos momentos se cuentan unos 200 proyectos mineros en marcha pero para geólogos independientes como Eduardo si se llegan a abrir el 1% ya será mucho. En su opinión, lo que realmente buscan muchas empresas es hacer anuncios de virtuales yacimientos para poder aumentar el valor de sus acciones en bolsa. Cierto es que España esconde valiosos y caros metales debajo de las piedras pero de ahí a que sea factible su explotación hay un largo trecho.