Los bloques parlamentarios AGE y BNG piden a la Xunta la comparecencia urgente de dos conselleiros por el «brutal ataque a la riqueza ecológica de Galicia» por parte de la transnacional minera canadiense Edgewater Exploration. AGE y BNG han denunciado la complicidad del Presidente de la Xunta y su gobierno con la megaminería.

 

Fuente: Alerta Minera
Los grupos parlamentarios de AGE y BNG han solicitado el jueves a la Mesa del Parlamento de Galicia, que el Conselleiro de Industria y el de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria informen sobre el Proyecto Industrial Estratégico de la mina de Corcoesto (Cabana de Bergantiños), en el noroeste de la Península Ibérica.

Antón Sánchez, diputado de Alternativa de Esquerda (AGE), ya denunció esta semana que el proyecto supone «una vía de saqueo y expolio», así como «un brutal ataque a la riqueza ecológica del país», y que el proyecto minero cuenta con la total complicidad del gobierno gallego y de su presidente para llevarse a cabo. Asimismo, AGE ha solicitado al Conselleiro de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Jesús Vázquez, que explique «las razones de la Dirección Xeral de Patriomino Cultural de Galicia para emitir un dictamen favorable relativo al área de protección arqueológica» en que se desarrolla el proyecto minero.

Carlos Aymerich, viceportavoz del Bloque Nacionalista Galego (BNG), recordó que mientras en Europa se trabaja en la prohibición de las minas a cielo abierto y del empleo del cianuro para procesos de lixiviación en la minería del oro, la Xunta «abre insensatamente el país a la expoliación de sus recursos». Además, recordó que la empresa canadiense Edgewater Explotarion, ha presentado la solicitud como proyecto industrial estratégico, «coincidiendo casualmente» con la promulgación de la nueva Ley de Industria, que permite abreviar los procesos de tramitación en detrimento de la transparencia y de la participación de la ciudadanía, saltándose normativas en materia ambiental, paisajística y patrimonial.

Desde AGE, se ha recordado también que la Xunta está «engañando a la ciudadanía» y ocultando las consecuencias ambientales y sociales que tendrá este proyecto, aprovechándose de la grave crisis actual y de la elevada tasa de paro que atraviesa el país.