Exigimos la revisión de los contratos de la Barrick Gold y los generadores eléctricos, quienes se han burlado de la población, así como respaldar las protestas de Cotuí contra la Barrick Gold, dijo el presidente de la Central Nacional de Transportistas Unificados (CNTU).

 

Fuentes: Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales OLCA y Hoy
Unas 100 organizaciones populares, sindicales y choferiles manifestaron ayer su respaldo a la jornada nacional de protesta programada para el 6 de noviembre contra la reforma fiscal que cursa en el Congreso Nacional, así como respaldo al denominado «martes negro» como una forma de calentamiento.

En rueda de prensa, Ramón Pérez Figuereo, vocero de las organizaciones, dijo que ese día cientos de transportistas y motoconchistas de todo el país paralizarán sus unidades, mientras los grupos populares se manifestarán de diferentes maneras, como en marchas, paros, paradas, piquetes y caceroleo, entre otras.

Pérez Figuereo, quien estuvo acompañado de otros dirigentes del transporte del país, explicó que la jornada también demanda del Gobierno la modificación de la Ley de Hidrocarburos, decir no al impuesto de un 1% del valor de los vehículos, rechazar el aumento del ITBIS del 16 a 18 por ciento, los incrementos de la tarifa del servicio eléctrico y contra los apagones.

«Demandamos, además, la reparación inmediata de la carretera Cotuí- Maimón y las de otras provincias que están intransitables, detener la represión contra los dirigentes populares de Cotuí, decir no a la explotación de la loma Miranda, exigimos la revisión de los contratos de la Barrick Gold y los generadores eléctricos, quienes se han burlado de la población, así como respaldar las protestas de Cotuí contra la Barrick Gold», dijo el presidente de la Central Nacional de Transportistas Unificados (CNTU).

Pérez Figuereo informó que a partir de este martes desarrollarán una serie de actividades que se enmarcan dentro de la jornada nacional de protesta del 6 de noviembre, como el respaldo al «martes negro».