Esta trucha que sostiene en sus manos monseñor Cabrejos, en su visita a las lagunas, es la más clara refutación a la validez científica del EIA de Conga.

Por Jorge Pereira

En dicho estudio, se sostiene «técnicamente» que las lagunas que serán destruidas por el indicado proyecto minero están «CONTAMINADAS» y no albergan ningún tipo de vida.

Yanacocha y sus marionetas mediáticas de Lima han repetido, hasta el cansancio, que estas lagunas están MUERTAS y, por lo mismo, se justifica que sean secadas y dos de ellas convertidas en basureros tóxicos en aras de la explotación minera.

El que está MUERTO, entre muchas otras razones, es el EIA de Conga por falso e inconsistente técnicamente.