El alcalde de la provincia peruana Espinar, Óscar Mollohuanca, a quien se señala como uno de los líderes de las protestas violentas registradas en esa jurisdicción, fue arrestado hoy cuando ingresaba a su despacho para reunirse con el presidente regional de Cusco, Jorge Acurio.

 

Fuente: diario El Comercio

30/05/2012Tras dejar la clandestinidad y dar declaraciones a la prensa, Mollohuanca fue detenido en una operación similar a la del martes, cuando se detuvo al principal dirigente de los manifestantes, Herbert Huamán.

La detención del alcalde, militante en el partido de izquierda ecologista Tierra y Libertad, desató de nuevo movimientos en Espinar, localidad en la que la gente salió a darle respaldo a pesar de que la zona se encuentra en un estado de emergencia que implica, entre otras cosas, la prohibición de reuniones.

Mollohuanca, acusado por tener explosivos en su camioneta, tenía una investigación abierta por la Fiscalía. Estos fueron los motivos por los que el alcalde pasó a la clandestinidad desde el lunes. Sin embargo, se desconoce si existía una orden de arresto en su contra.

En las declaraciones previas a su arresto, Mollohuanca expresó que sentía cierto miedo a ser detenido, y que estaba dispuesto a responder a los procesos legales que puedan iniciarse en su contra tras los sucesos violentos contra la minera Xstrata Tintaya. También pidió la libertad de los 25 detenidos y que el gobierno levante el estado de emergencia, decretado hace dos días. «El pueblo de Espinar es pacífico, tranquilo, como lo están viendo ahora», dijo.

La reunión entre Mollohuanca y Acurio tenía como objetivo establecer una mesa de diálogo entre los manifestantes y el gobierno central para solucionar la huelga indefinida que lleva diez días y que ha dejado dos civiles muertos y más de 100 personas heridas, de las cuales al menos 80 policías. Acurio, del Partido Nacionalista como el presidente Ollanta Humala, dijo que las autoridades nacionales frustran los intentos de diálogo al capturar a los dirigentes. «¿Cómo pueden pedirme que interceda para retomar el diálogo, si arrestan a las autoridades?.

Le pedí (a Mollohuanca) que se reuniera conmigo para ver la manera de entablar una mesa de diálogo y lo detienen», manifestó a Canal N. El presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés, negó haberle pedido a Acurio promover el diálogo sin que estén aclaradas las circunstancias de violencia.

Parlamentarios oficialistas de Cusco, como Rubén Coa, Verónica Mendoza y Hernán de la Torre, exigieron la inmediata renuncia de Valdés, de quien recordaron tiene desde hace meses información sobre ese conflicto sin que haya hecho nada. Coa, natural de Espinar, pidió la inmediata liberación de Mollohuanca, pues, dijo, es el interlocutor elegido democráticamente.

«¿Qué pretende Valdés?», se preguntó. De inmediato, el portavoz oficial de la bancada, Freddy Otárola, se reunió con periodistas para asegurar que la mayoría de los parlamentarios oficialistas respaldan las medidas del gobierno. Los pobladores de Espinar, una provincia andina de unos 70 000 habitantes en el departamento de Cusco, se oponen a Xstrata, una cuprífera con sede en Suiza, pues consideran que no aporta beneficios al poblado y que en cambio daña ecológicamente dos ríos, lo que es negado por el gobierno central y la empresa.