Campesinos piden se declare libre de minería a ambas provincias. Quieren que se anulen las concesiones mineras y la presencia de comisión de alto nivel liderada por premier Lerner.

Fuentes: diario La República y RPP

09/11/2011. A poco más de tres meses de iniciado el gobierno de Ollanta Humala, la oposición radical de las comunidades campesinas contra la minería empieza a acentuarse en el país. La semana pasada, mientras en la región Cajamarca cerca de 40 comunidades rechazaban el proyecto minero Conga de Yanacocha, en Apurímac empezaba un paro de los comuneros de las provincias de Andahuaylas y Chincheros, exigiendo la anulación de las concesiones mineras en esa región.

De esa forma se va configurando un mapa de conflictos mineros que el gobierno deberá comenzar a resolver con prudencia, antes que explote la violencia. Desde hace seis días, cientos de campesinos de Andahuaylas y Chincheros mantienen un paro indefinido en contra de la gran minería, la pequeña, la artesanal y la informal.

Ayer radicalizaron sus protestas con el bloqueo de las vías que comunican esos pueblos con Abancay-Cusco y Ayacucho, molestos por que las autoridades regionales y nacionales los siguen ignorando.

Exigen que ambas provincias sean declaradas libres de actividad minera, anulando las grandes concesiones en fase de exploración que poseen las empresas Ares S.A.C. y Apurímac Ferrum. También se oponen a la minería artesanal e informal que ha empezado a crecer en la zona. Para frenar ese crecimiento, el Gobierno Regional de Apurímac trabaja en el reglamento de la Ordenanza Nº 006-2011 que regula la producción, comercialización y transporte de minerales; promueve la formalización y evita la minería artesanal en cabeceras de cuenca y bofedales.

Los campesinos se han mostrado insatisfechos con las precisiones de la norma.Pelayo Hurtado, presidente de la Junta de Usuarios del Distrito de Riego de ambas provincias apurimeñas, demandó al gobierno enviar a la comisión con un Decreto Supremo en la mano que declare libre de actividad minera Andahuaylas y Chincheros. «Solo así levantaremos nuestra medida de lucha, de lo contrario no».

El dirigente demandó la urgente presencia de una Comisión de Alto Nivel en Andahuaylas, encabezada por el premier Salomón Lerner.

Pelayo Hurtado cuestionó la desidia del presidente regional de Apurímac, Elías Segovia, a quien -según dijo- los regantes le enviaron documentos que sustentan el rechazo a la actividad minera, pero «él no hizo nada en seis días». «Solo la nulidad de esas concesiones nos puede garantizar la vida», anotó.

2] Las actividades comerciales y académicas han quedado suspendidas en las dos provincias de Apurímac. La escasez de productos de primera necesidad y combustible empieza a sentirse a causa del bloqueo de vías de comunicación.

‘El pedido es no a la minería´

La provincia de Andahuaylas es eminentemente es agrícola y se pide que se proteja el agua en las cabeceras de cuenca, manifestó el presidente de la región Apurímac, Elías Segovia Ruiz.

Por tercer día agricultores bloquean carretera Andahuaylas-Abancay.

Mientras los productos escasean en Andahuaylas (Apurímac), en su sétimo día de huelga indefinida; en declaraciones a RPP Noticias, el presidente de la región Apurímac Elías Segovia Ruiz, manifestó que el pedido de la población es «no a la minería en general» en la referida provincia.

Segovia Ruiz subrayó que las protestas son contra la contaminación de las cuencas de agua que podrían originarse por la actividad minera.

Asimismo, se desea proteger el recurso hídrico. El trabajo más importante es la zonificación y reordenamiento territorial para evitar la minería en las cabeceras de cuencas, riberas de ríos y terrenos agrícolas, para lo cual el gobierno regional ya ha emitido una ordenanza, detalló.

«El gobierno regional solo tiene facultad para la minería artesanal y por eso insistimos que el Gobierno pueda participar en un diálogo este jueves en la provincia de Andahuaylas», enfatizó.